Cinco beneficios del Design Thinking para las empresas

Design Thinking

¿Has oído hablar del Design Thinking? Pues deberías, ya que se trata de una metodología que puede proporcionar muchos beneficios a las empresas. Tal y como explican desde Innovation Factory Institute, se trata de “una metodología para desarrollar la innovación centrada en las personas, ofreciendo una lente a través de la cual se pueden observar los retos, detectar necesidades y, finalmente, solucionarlas”.

Aunque el Design Thinking nació del diseño gráfico, puede aplicarse en cualquier proceso creativo de marketing, desarrollo de proyectos, negocios y creatividad en general. Incluso, podemos aplicarlo en nuestra vida cotidiana. A continuación te contamos cinco beneficios que esta metodología tiene para las empresas.

 

El cliente en el centro de la cadena de valor

Una de las grandes ventajas del Design Thinking es que nos permite conocer a nuestro cliente, es decir, ponernos en su piel y descubrir sus necesidades. Tal y como explican en el artículo “La metodología Design Thinking y el beneficio que tiene para las empresas” de DIMe Network, con esta metodología “conseguiremos poner a nuestro cliente en el centro de la cadena de valor”. Esto se debe, en gran medida, a que una de las claves de este método es desarrollar empatía con los usuarios, algo que se consigue a través de la observación de los mismos.

Convierte los problemas en oportunidades

Otro beneficio del Design Thinking para las empresas es que no solo permite definir bien los problemas, sino que los convierte en oportunidades. De hecho, gracias a esta metodología encontrar soluciones innovadoras y creativas para posibles soluciones de las empresas es bastante sencillo.

Reducción de riesgos

También es importante tener en cuenta que gracias a esta metodología se pueden reducir riesgos. Esto se debe a que se tienen en cuenta todos los factores que están presentes en el ecosistema de desarrollo, es decir, la tecnología, el mercado, la competencia, los clientes, los proveedores…

Focalizado en los aspectos que verdaderamente importan al usuario

Por otro lado, queremos comentar que con esta metodología las empresas pueden focalizarse en los aspectos que verdaderamente importan al usuario o consumidor, ya sea a nivel funcional o emocional. Y no solo eso, sino que permite conceptualizar y testear nuevos conceptos rápidamente antes de tomar la decisión final de desarrollarlos. Como resultado, los productos están alineados con los deseos del consumidor o usuario.

Ideal para trabajar en equipo

Por último, queremos comentar que el Desing Thinking es una metodología ideal para trabajar en equipo, ya se trate de grupos de personas reducidos o numerosos. La principal ventaja de esto es que permite reunir a distintos especialistas con diferentes puntos de vista: diseñadores, desarrolladores, expertos en marketing, ejecutivos… Todos ellos pueden contribuir enormemente en el proceso. En este sentido, debemos destacar la etapa de la ideación, en la que se intentan generar ideas mediante diferentes técnicas. Es en este momento donde más puede sacarse partido al hecho de tener grandes equipos de trabajo.

 

Apúntate al Programa de Gestión y Dirección de Empresas de EAE Programas y exprime al máximo tus habilidades directivas.

 

¿Te ha resultado útil?: 
0
Sin votos (todavía)
¿Te ha resultado útil?: 
0
Sin votos (todavía)
Buscador de noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe nuestras publicaciones directamente en tu email cada 15 días.