Budismo, gamificación y productividad

Las empresas tratan de mejorar constantemente sus procesos internos para obtener mejores resultados. En la actualidad existen dos tendencias complementarias, originales y novedosas que se aplican en las organizaciones con el objetivo de engrasar la maquinaria interna de una compañía para lograr las metas fijadas: la gamificación y el budismo.

 

GAMIFICACIÓN

Por un lado, tenemos la ludificación o gamificación (adaptación del inglés gamification, de game, juego). Esta propuesta, que se emplea en el marketing, busca potenciar aquellos elementos que pueden transformar una tarea en un juego estimulante. Se trata, en definitiva, de aplicar mecánicas de juego en un contexto de no juego con el objetivo de dirigir el comportamiento de los participantes (en este caso, los empleados) mediante participación, interacción o competición hacia la consecución de un determinado objetivo. Según un estudio de la plataforma de gamificación Wonnova, la pymes son “pioneras” en la implantación de este tipo de estrategias y “dentro del sector tecnológico el 25% de ellas ya ha implantado en alguna ocasión alguna experiencia de gamificación”.

 

La ludificación mejora muchos procesos internos de la empresa como la motivación, la cohesión del grupo o el sentido de pertenencia. Imma Marín, consultora pedagógica, ha escrito junto a Esther Hierro, profesional del marketing y la publicidad, el libro Gamificación. Ambas explican al diario La Vanguardia que “la separación entre trabajo y ocio se está difuminando. Hoy ya no vivimos en compartimentos separados el esfuerzo y la libertad, el placer y el negocio... todas las actividades son enormemente complejas e integradas”, señalan.

 

Las autoras sostienen que la condición sine qua non para introducir la gamificación en la empresa pasa porque “la cúpula de la organización crea en ello y esté dispuesta a arriesgar”. Según la experiencia de Marín y Hierro, existen cinco puntos clave para que la ludificación sea un éxito en una organización.

 

1.- No sólo puntos y ránkings: Se debe seguir un método, aplicar una técnica y, sobre todo, ha de formar parte de una estrategia coherente y honesta en la empresa.

 

2.- Atracción: Los participantes deben conocer los componentes, mecánicas y dinámicas del juego para conseguir el objetivo que se propone.

 

3.- Convertir en juego lo que no lo era: Identificar qué partes de los procesos de la empresa tienen un perfil lúdico adecuado y transformarlo en juego.

 

4.- Implicación: Es la clave de todo el proceso. El empleado debe vincularse al juego y por ello quien lo diseña debe conocer previamente quiénes son los jugadores.

 

5.- Triunfo y superación: Se trata de crear siempre una experiencia que sea significativa y motivadora.

 

BUDISMO

Por otro lado, está la incursión del budismo en el mundo empresarial, que busca mejorar el clima laboral mediante la enseñanza de monjes. Ahora bien, la pregunta es, ¿aumenta la productividad de las empresas la aplicación de estas técnicas? “Las compañías que tienen un buen clima laboral y una motivación positiva de sus empleados son un 40% más productivas”, señala a El País Pascual Olmos, quien durante nueve años fue director comercial de Repsol,. “Según un estudio de la revista Fortune, las empresas que poseen al personal más motivado tienen un valor en bolsa un 50% superior a las otras”, asegura.

 

La idea detrás de la aplicación de técnicas budistas en el sector empresarial, concretamente en la alta dirección, la define del siguiente modo al rotativo de Prisa Fernando Iglesias, uno de los fundadores de Evocalia, empresa que da asesoramiento a firmas como Hewlett-Packard, Eroski, Gallina Blanca o Repsol.  “Cuando la mente no está en calma, como por ejemplo cuando está condicionada por una emoción destructiva, solemos tomar decisiones de las que nos arrepentimos. Es muy difícil estar enfadado con alguien y tener una mente clara para actuar de forma beneficiosa para el conjunto”.

 

La implantación de técnicas budistas es una realidad en las escuelas de negocios de Estados Unidos, como apunta The Wall Street Journal. Asimismo, en el Foro Económico Mundial, que se celebra a principios de año en la localidad suiza de Davos, los seminarios en los que se aplican técnicas budistas cuentan cada vez con más éxito entre los influyentes líderes empresariales de todo el mundo, tal y como señala la revista económica McCleans.

 

Más información:

Financial Times: Why some of the west’s biggest companies are embracing eastern spirituality

The New York Times: Capitalism and the Dalai Lama

Catalunya Empresarial: “Los empresarios felices obtienen mejores resultados”