BQ, una empresa tecnológica española que sigue creciendo

Irreverentes, exigentes, dinámicos, responsables, didácticos, comprometidos con la educación y apasionados por la tecnología. Así se definen desde BQ, una empresa española que no para de crecer. Algunos datos, como que el pasado año el segundo smartphone libre más vendido era suyo, lo corroboran. Una de sus tablets también está considerada como la segunda con sistema Android más vendida y tiene en su catálogo el segundo lector operativo. Además, tiene otro importante negocio entre las manos.

Orígenes

Aunque parezca asombroso, los fundadores de BQ han pasado de diseñar memorias USB en la Universidad Politécnica de Madrid a ser todo un referente empresarial. ¡Y eso en tan solo 10 años! Pero comencemos por el principio. Todo empezó en 2005, cuando seis alumnos de ingeniería que tenían de 22 a 26 años decidieron poner en marcha la empresa Star TIC Innovation, especializada en la creación de pendrives personalizados. En 2006 comenzaron a comprar en China hasta que finalmente pasaron a realizarlo todo desde el país asiático. Llegados a 2009, la compañía ya tenía 25 personas en plantilla y su propia fábrica. Sin embargo, la ambición de estos chicos no había desaparecido.

A por el mercado del libro electrónico

Seguimos en 2009. Ese año, Star TIC Innovation comenzó a hacer negocios con Luarna Ediciones (la primera editorial de España en ser completamente digital), que pretendía traer desde China productos para lanzar su negocio de libros electrónicos. Poco después crearían booq Classic, su primer lector de libros electrónico. Así nació Mundo Reader S.L. Más tarde, en 2011, comenzaron a aliarse con grandes compañías, como Telefónica, la Casa del Libro o Fnac. ¿Cómo pasaron de book a BQ? Pues la respuesta es sencilla: como querían abrirse camino en otros mercados, decidieron eliminar las dos “o” que hay entre la “b” y la “q”.

Conquistando el mundo de los smartphones

En 2013, la firma que ya había sido bautizada como BQ quiso conquistar el mundo de los smartphones y las tablets, aunque siempre apostando por el low cost. Sin embargo, no son los únicos mercados que la compañía quiere conquistar. Y es que también está muy metida en el negocio de las impresoras 3D, que fabrica íntegramente en España y que exporta a más de 50 países (las impresoras 3D son los únicos productos de BQ que se fabrican en nuestro país).

Claves

Hoy en día, la compañía BQ está formada por más de 1.200 trabajadores y cuentan con oficinas en Francia y Alemania, donde pretenden introducir sus propuestas en smartphones, de la misma manera que pretenden expandirse por otros rincones de Europa, Oriente Medio y América Latina. Lo bueno es que las perspectivas no son nada malas, sobre todo en lo que se refiere a la satisfacción de los clientes. Las claves están muy claras: ofrecer tecnología de calidad a buen precio. Para ello, sin embargo, tienen que renunciar muchas veces a incorporar las últimas tecnologías hasta que no se hace necesario. Mención aparte merecen sus programas educativos.

 

Enlace de interés: Así es el emprendedor español en 2015