Aprovecha el conflicto positivo para generar ideas creativas

Cuando las personas trabajan juntas se producen conflictos inevitablemente, pero a pesar de que lo mejor es tratar de lograr un ambiente de armonía entre todos, tampoco hay que obsesionarse con acallar cualquier discrepancia o evitar todo conflicto, puesto que en algunas ocasiones pueden resultar positivos y beneficiosos para el equipo y su capacidad de generar ideas.

 

Vivimos en la era del conocimiento y la innovación, por lo que cualquier empresa debe potenciar la creatividad de sus profesionales para extraer todo el talento que acoge en su seno. Normalmente, se piensa que el mejor entorno para estimular la creatividad es un ambiente de trabajo distendido en el que las personas puedan desarrollar su energía creativa sin obstáculos, pero lo cierto es que a menudo las relaciones entre personas inteligentes y de espíritu innovador no son del todo plácidas.

 

La tensión positiva

Ciertos procesos encaminados a estimular la creatividad, como las técnicas de brainstorming, ponen de manifiesto que un punto de tensión puede resultar positivo para la generación de nuevas ideas, y las reuniones en las que se toman las decisiones son otra muestra de que a veces los puntos de vista de las mentes más brillantes pueden chocar y dar lugar a un pequeño conflicto. Este conflicto, siempre que se mantenga en el plano intelectual y no pase al personal, es sano y beneficioso para el equipo, ya que asegura que las discusiones entre sus miembros se mantienen en un nivel alto y siempre buscando la mejor forma de abordar un asunto concreto con los recursos y las acciones que más convienen a la empresa. Por supuesto, no hay que olvidar que para que ese conflicto no pierda su carácter positivo y pase a convertirse en un problema, debe asentarse sobre unas bases claras de respeto mutuo, profesional y personal, así como confianza en las buenas intenciones y en las capacidades de las partes que se implican en la discusión.

 

¿Puede manejarse el conflicto?

Gestionar los conflictos es complicado, pero si se toman algunas precauciones y se actúa de un modo prudente para que no derive en algo perjudicial, es posible extraer del conflicto positivo grandes ideas que aporten a la empresa y a sus productos y servicios las características innovadoras que la diferencien de la competencia.

 

Recuerda las siguientes consideraciones:

• Evita el conflicto de cualquier tipo durante las etapas iniciales de un proceso creativo, pero anima a las personas a debatir sobre las ideas en las etapas intermedias.

• Anima a las personas a utilizar el humor para liberar la tensión cuando las discusiones sobre las ideas empiezan a ser demasiado tensas y personales; si es necesario predica con el ejemplo.

• Enseña a las personas a reconocer las diferencias entre el conflicto interpersonal y el conflicto intelectual. Recurre a la formación y, una vez más, sirve tú mismo de ejemplo, para enseñarles el modo correcto (y el erróneo) de discutir.

• Relata ejemplos de cómo discutir de la forma adecuada ha llevado a una mayor innovación en grandes empresas –o en la tuya propia– y explícales historias sobre esos éxitos.

• Consigue que todos los altos directivos den un buen ejemplo debatiendo abiertamente sobre las ideas y que eviten los conflictos personales.

• Si las personas, sea cual sea su grado de responsabilidad y de autoridad, siguen participando en desagradables conflictos personales a pesar de los esfuerzos para enseñarles a no hacerlo, toma medidas. Si todo lo demás fracasa, despídelos.

• Contrata a personas optimistas y haz todo lo posible para que lo sigan siendo. Las emociones son contagiosas, por lo que debes asegurarte de que las personas optimistas interactúan en numerosas ocasiones con los demás empleados de la empresa.

• Enseña a las personas –mediante formación, asesoramiento y dando un buen ejemplo– a desarrollar resistencia al rechazo y al fracaso.

• Ten en cuenta que no todos son capaces de todo. Si las personas son positivas y optimistas, pero no pueden aprender a discutir sobre las ideas, quizá sería mejor que realizaran un trabajo rutinario en lugar de uno creativo.

Si te estás planteando formarte en la dirección de equipos, te recomendamos los siguientes programas y másters de nuestra escuela EAE.