Antonio Manzanera: “El poder público anima por un lado a emprender y por el otro obstaculiza el emprendimiento”

Profesor en distintas escuelas de negocios, entre ellas EAE, este economista de carrera en el Banco de España y anteriormente consultor en McKinsey & Company es actualmente Director de Savior Venture Capital, firma de servicios de capital riesgo especializada en desarrollo de negocio y asesoramiento financiero a startups y emprendedores. Finanzas para emprendedores (Deusto) y Los diez mandamientos de los emprendedores son dos de sus libros.

 

¿Somos emprendedores por naturaleza?

Es una pregunta un tanto filosófica. Yo creo que no. El español ni es emprendedor por naturaleza, ni es funcionario por naturaleza. Lo que sí es cierto es que el entorno sociocultural a lo largo de la segunda mitad del siglo XX ha sido muy tendente a buscar un trabajo para toda la vida, no solo en el sector público sino también en el privado. Esto ha cambiado en los últimos años. Hay gente que va más al extranjero, hay mucha más movilidad. La otra corriente en este ámbito ha sido el emprendimiento. En España tradicionalmente el emprendimiento estaba asociado a la familias, a la gente con mucho dinero. Lo del emprendedor que empezaba con poco dinero existía pero no estaba tan arraigado como en otros lugares. Ese es el gran cambio. Ahora, a raíz de la crisis, se ha visto que la creación de empleo gracias a las micropymes es uno de los factores de salida.

 

España, ¿es un buen país para emprender?

España no es el mejor país para emprender. No es una visión negativa, es una realidad que se constata con cifras. Si quieres constituir una sociedad limitada con un mínimo capital social de 3.000-6.000 euros cualquiera tardas casi un mes y tienes que gastarte 600 euros mientras que en Estados Unidos, por ejemplo, lo haces en pocas horas y te cuesta unos pocos dólares. Otro dato. Cómo es posible que para ser autónomo administrador tienes que pagar cada mes 315 euros mientras que con las mismas coberturas en Francia y Reino Unido pagas alrededor de 50 euros. Con esos dos datos, la respuesta a si España es un buen país para emprender se responde sola. El poder público por un lado anima de palabra a emprender y por otro lado obstaculiza el emprendimiento. Todos los gobiernos han hecho lo mismo.

 

¿Cuáles son las claves para que una idea logre financiación?

Tengo dos libros. Finanzas para emprendedores es el primero. En él abordo la cuestión desde el mismo momento en el que nace la idea hasta que se logra la financiación. Y en mi segundo libro, Los diez mandamientos del emprendedor, hablo desde que ya tiene financiación en adelante. La clave para el emprendedor es encontrar financiación. Hay muchos tipos de empresas y de emprendedores. Tan emprendedor es el que monta un bar como el que monta una empresa de biotecnología. Las dos son actividades económicas que se realizan mediante un vehículo societario o mercantil, sujetas a derecho, etcétera. Mi libro está más enfocado al emprendedor que tiene una empresa, con empleados, que va a desarrollar un producto, con vistas a la internacionalización, etcétera. En España las grande fuentes de financiación han sido la familia, los business angels, los fondos de capital riesgo, los bancos y el Estado. En el libro trato todos ellos y cómo el emprendedor debe acercarse a cada uno de ellos con unas ciertas garantías. También explico cómo el emprendedor debe construir un modelo económico que sea una traducción en números de su negocio para concienciarse de lo importante que son las finanzas para una empresa.

 

¿Qué conocimientos sobre finanzas necesito?

Aunque hay emprendedores que han sacado adelante negocios de éxito sin saber nada de finanzas yo opino que cuanto más se sepa de finanzas, mejor. Lo mínimo que debería saber un emprendedor, a mi juicio, es leer un balance, leer una cuenta de explotación y ser capaz de entender cuáles son las implicaciones financieras que tienen en su negocio. ¿Es un negocio muy intensivo en mano de obra? ¿Hay mucho contacto en el exterior? Hay que saber qué implicaciones tiene todo eso. Depende de la empresa se necesitarán una u otras herramientas financieras.

 

¿Cuáles son los principales errores que se comete al emprender?

Hay muchos. El primero es pensar que, produzcas lo que produzcas, lo vas a vender todo. La sobreestimación de la capacidad de venta es un error muy común. Otro, en este caso para las empresas de base tecnológica, es estimar los tiempos y los costes que lleva aparejado a la I+D. Otro error, en este caso de una empresa industrial, es a veces cuánto más venden más dinero necesitan por cómo han organizado sus ventas y pagos. Esa deficiente gestión del circulante hace que la empresa sea insolvente.

 

¿Qué consejos les darías a los alumnos de EAE?

Un tema fundamental para un estudiante de EAE, que ya tiene unos conocimientos teóricos previos muy buenos, es el de traducir a la práctica unas ideas de negocio que tienes en la cabeza. Es muy importante para los alumnos que toquen la realidad y que no les dé corte salir a la calle y preguntar. Verlo todo por su propios ojos. Superar el hacerlo todo con Google y ver lo que pasa en la calle. Hay que superar la fase académica. En clase nos disparamos con pelotas de goma pero en la calle son balas de verdad y hay sangre.