Ángel Faustino: “En un mercado laboral con mucho de todo tienes que ser muy bueno para destacar y la excelencia solo se obtiene siendo muy exigente con uno mismo”

La mayoría de expertos coinciden en que en unos años no se podrán mantener las pensiones por culpa del envejecimiento de la población. Por este motivo, Ángel Faustino, asesor de inversiones especializado en planificación patrimonial y financiera para empresas familiares, ha querido publicar “Invertir tus ahorros y multiplicar tu dinero para Dummies”, un libro que pretende ayudar al lector ante uno de los retos de la sociedad.

  • ¿Cree que en un futuro no se podrán pagar las pensiones de los españoles?

Por desgracia más que una opinión es un hecho. Con el sistema actual de reparto, donde los trabajadores que cotizan pagan a los jubilados, los estudios actuales muestran que el sistema no es técnicamente viable dada la evolución demográfica y laboral de España. La muestra real de la situación es el continuo recurso a “la hucha” de las pensiones para poder mantener las prestaciones actuales. El sistema actual de cálculo de las pensiones debe cambiar.

  •  ¿Es necesario ser experto en bolsa para invertir en ella?

Si hablamos de inversión largoplacista no. Se trata de adquirir buenos negocios a precios razonables. Un “buen negocio” para el común de los mortales puede estar centrado en empresas de consumo que tienen reservado un espacio en la mente del consumidor: ¿es Inditex (Zara) un buen negocio? Yo diría que sí. ¿Es Coca Cola un buen negocio? ¿Es Disney un buen negocio? A partir de ahí cada uno tiene su sector o nicho donde sabe más cosas (un informático sabrá más de software, un médico de laboratorios, etc). Pero OJO, no hay que quedarse solo con buenos negocios, el riesgo precio es fundamental. Un buen negocio comprado muy caro pasa a ser un mal negocio. Buenos negocios a precios razonables.

Para especular sí hay que ser un experto y además adquirir la dura experiencia de pasar por periodos de pérdidas.

  • ¿Qué errores suelen cometer los inversores novatos?

El principal es seguir el consejo de los expertos. Todos los días del año, en todos los medios de comunicación del mundo hay miles de expertos lanzando recomendaciones de inversión. Ante esta avalancha incontrolada de datos solo hay un camino: mantener tu propio criterio.

El otro es seguir la corriente de la masa: comprar en la euforia que es cuando el mercado está caro y no aprovechar las correcciones y caídas por miedo. Compra cuando nadie compra, compra barato. Un buen negocio, comprado barato en medio de una crisis y con el suficiente tiempo por delante, casi seguro que va a funcionar bien.

Otro error importante es no entender en lo que se invierte y aquí me refiero tanto al envoltorio (productos estructurados, preferentes, warrants) como a la naturaleza del negocio en el caso de invertir en bolsa  (si no entiendes, ni que sea de forma primaria el modelo de negocio y cómo genera beneficios es no entender tu inversión).

  • ¿Qué consejo le daría a una persona que fuera a iniciarse en el mundo de la bolsa?

Conocimientos, criterio propio y paciencia. Conocimientos porque para analizar bien un negocio es necesario tener unas ideas muy claras de finanzas corporativas, y para entender el entorno entender algo de macro. El criterio propio ya lo he explicado; hay una sobreoferta de información que lleva a la confusión. Y experiencia; porque como dice Warren Buffet –a quien dedico un capítulo entero en el libro- “No importa el talento o los esfuerzos, hay cosas que llevan tiempo. No se puede tener un bebé en un mes aunque 9 mujeres se queden embarazadas”. El conocimiento se obtiene de los libros y del esfuerzo, la experiencia de la práctica diaria y, por desgracia, de los fracasos que suelen enseñar más que los éxitos.

  • ¿Y a aquellos que no se atrevan a invertir?

Para el inversor más conservador existe una categoría de inversión a la que no debería cerrarse. Me refiero a comprar bonos de buenos emisores –y digo bonos como inversión directa no fondos- y mantenerlos hasta el vencimiento.

  • Como asesor de inversiones, ¿cómo cree que se encuentra la situación bancaria actual?

Es un sector muy regulado con unos requerimientos de capital elevados (más capital menos rentabilidad), con un entorno de tipos que hacen muy difícil ser rentables, con una nueva normativa Mifid II que va a impactar en costes y ante una revolución digital de mucho calado que va a hacer, en buena medida, que las redes de oficinas sean un modelo de distribución obsoleto. Lo veo mal como futuro empleador.

  • ¿Se producirán muchos cambios en el futuro?

Referido a la banca, muchísimos. Al final el dinero, las acciones, los bonos, los fondos…. no son más que anotaciones en cuenta. Es un mundo totalmente digital. Es un puro asunto generacional. Las generaciones más jóvenes  son generaciones totalmente digitales. Su oficina bancaria ya no es ni siquiera el pc, es el teléfono móvil. A mi juicio, el cambio en los modelos de distribución españoles está mucho más cercano de lo que pensamos: 8-10 años, máximo 15.

Por otro lado, en los mercados financieros aparecen nuevos actores. El shadow bankig –proveedores de servicios financieros no bancarios- cada vez tiene más cuota en Estados Unidos y en UK y aunque el mercado europeo está mucho más regulado que el mundo anglosajón es una tendencia en boga que parece ser mucho más que una moda pasajera.

  • ¿Qué consejo le daría a los jóvenes que están comenzando ahora su formación o su carrera profesional?

Ser exigentes y ser valientes. Ser exigentes porque en un mundo globalizado hay “mucho de todo”. Hay millones de economistas, hay millones de graduados en el mundo; es por esto que debemos ser exigentes con nosotros mismos y ser “buenos” en lo nuestro. En un mercado laboral con mucho de todo tienes que ser muy bueno para destacar y la excelencia solo se obtiene  siendo muy exigente con uno mismo.  La forma de hacer que sea “fácil” es que te apasione lo que hagas más allá del dinero y del reconocimiento social.

Ser valiente implica que a veces  hay que lanzarse al vacío. Viajar al extranjero para trabajar perdiendo el confort familiar, sumergirse en ese idioma que sabes que necesitas y no dominas, pedir que te contraten a las empresas que te interesan, lanzar tu propia empresa…

Un saludo para todos los alumnos y personal docente del EAE.