Ventajas y desventajas de la internacionalización de una empresa

Ventajas y desventajas de la internacionalización de una empresa

Cada vez son más las empresas que pierden el miedo a salir al extranjero. De hecho, la internacionalización se ha convertido en una de las principales salidas para el crecimiento de las pymes. Y es que no hay que olvidar que la economía mundial se encuentra en uno de los momentos de mayor dinamismo y cambio de la historia, con la unificación de los mercados, la estandarización de los productos, los nuevos canales de comunicación, la homogeneización de los gustos y las necesidades de los consumidores, la cantidad y la calidad de los productos y servicios existentes...

Si te has planteado internacionalizar tu empresa, será mejor que primero conozcas sus ventajas y desventajas. Te las contamos a continuación.

Ventajas

Para hablar de las ventajas de la internacionalización, nos vamos a basar en la información proporcionada por la consultora BusinessGoOn, especializada en internacionalización de empresas, que recoge el diario ABC. Así, lo primero que hay que tener en cuenta es que la internacionalización puede hacer que las pymes no desparezcan, ya que las empresas que salen al extranjero se convierten en compañías más grandes que las que no invierten ni exportan. Por supuesto, no hay que olvidar que las empresas internacionalizadas son más competitivas. De hecho, tienen unos índices de productividad más altos y obtienen un volumen de negocio un 50% superior a las que no se internacionalizan, lo que genera empleo de mayor cualificación y mejor retribuido.

Desde la consultora también hacen hincapié en que gracias a la internacionalización, las empresas pueden resistir a los ciclos económicos adversos, ya que son más competitivas y están más diversificadas. Incluso, algunas compañías crecen en épocas de recesión económica. Por otra parte, hay que tener en cuenta que salir al exterior permite encontrar oportunidades en mercados con mayor potencial de crecimiento. Además, permite aprovechar economías de escala, trasladando actividad e, incluso, partes enteras de la cadena de valor a localizaciones más competitivas. En este sentido, hay que tener en consideración que los trabajadores locales pueden proporcionar el valor añadido del conocimiento del entorno, mientras que la proximidad de los recursos materiales puede hacer que los gastos en transporte y logística disminuyan.  También queremos destacar que la internacionalización permite afianzar la marca, entre otras cosas porque lleva consigo valores como la decisión, la valentía, la fuerza o el crecimiento.

Desventajas

Aunque las ventajas de la internacionalización son muchas, no hay que perder de vista los riesgos e inconvenientes. Por ejemplo, debes tener presente que la internacionalización no es un proceso fácil, por lo que es recomendable contar con equipos profesionales que lleven a buen puerto la estrategia. También hay que tener en consideración las diferencias idiomáticas y las culturales. De hecho, la forma de pensar o de valorar los negocios puede ser muy diferente e, incluso, afectar a los gustos de los consumidores. Por otro lado, debes saber que las distancias pueden suponer problemas por el tiempo necesario para la llegada de las mercancías al destino y por el encarecimiento del transporte, además de dificultar la comunicación de la empresa con los distribuidores y los consumidores.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la situación económica, política y social del país receptor puede afectar a la capacidad de compra de los productos, haciendo su venta más difícil. Por último, queremos comentar que los gobiernos gravan los productos importados con derechos arancelarios con el objetivo de proteger su industria nacional.

 

Más información:

ABC