¿Qué estrategia de ventas es más favorable para tu empresa?

Aumentar las ventas es una estrategia empresarial por las que muchos directivos optan. Es especialmente propicia cuando las compañías entran en períodos de crecimiento o expansión, aunque también puede obedecer a crisis internas. Las ventas, recordemos, juegan un papel determinante en el rendimiento de cualquier compañía. Son el primer indicador de su buena marcha y, a la vez, permiten determinar cómo de efectivas han sido las estrategias de marketing implementadas para llamar la atención de los clientes de un mercado.

estrategia de ventas es más favorable para tu empresa El aumento de las ventas debe estar contemplado en el plan general de ventas de una empresa o en un documento anexo que lo complemente. No puede decidirse porque sí ni llevarse a cabo sin la debida planeación y coordinación.  

 

Principales estrategias de ventas. ¿Cuál me conviene más?

El hecho de que el aumento de ventas deba estar incluido en un documento o plan no es  un simple capricho. Obedece, ante todo, a la necesidad de que se encuentre integrado a las expectativas de la empresa y, sobre todo, a sus objetivos globales. En función de eso, cada empresa diseña la estratega que más le convenga o adapta la que crea más compatible con su modelo de negocio. Se pueden aumentar las ventas de distintas maneras y con recursos y elementos distintos. Veamos en qué consisten las principales diferencias de las estrategias más empleadas:

a) Mejorar la calidad del producto:

Si es el caso, las empresas pueden mejorar la calidad de sus productos a través de una mejor supervisión, monitorización o seguimiento de los procesos. En la mayoría de las ocasiones, la mejora de la calidad va ligada a la adquisición o el recambio de aquellas herramientas tecnológicas en las que se basa la producción.

b) Reducir los precios:

Es una estrategia bastante extendida en la industria y el comercio. Salvo excepciones, los clientes suelen decantarse por aquellos productos con precios más accesibles, con lo cual esta modalidad es una ventaja en sí misma. No obstante, el riesgo principal en el que se puede caer es el de la reducción simultánea de la calidad.

c) Aumentar la variedad de los productos:

Por ejemplo, una empresa de refrescos de naranja decide ampliar su línea de negocio al incorporar refrescos a base de frutas como la uva, el melocotón y la fresa. La ventaja en este caso es que se pueden usar los canales, medios y recursos que se emplean con los productos tradicionales.

d) Aumentar la publicidad:

Toda publicidad tiene un riesgo mayor o menor de no llegar a quien se propone. Unas son más efectivas; otras no tanto. El aumento de la publicidad por sí solo no basta; es necesario idear estrategias para que se reduzca dicho riesgo y la presencia de la marca en un mercado sea, además de más notoria, mucho más efectiva.

e) Cambiar la ubicación del negocio:

Al contrario de las empresas que buscan nuevos mercados, esta modalidad consiste en la mudanza del local o negocio a una nueva ubicación. El sitio elegido debe haber sido motivo de un análisis y estudio preliminar, sobre todo en términos de beneficios que el lugar que se abandona no ofrecía.