Los fantasmas de las empresas familiares ¿cuáles son los tuyos?

Son muchos los retos a los que te enfrentarás si estás dispuesto a continuar con la tradición de la empresa familiar. No estás solo en tu aventura, son los sucesores de primeras generaciones de empresarios que están tomando esta decisión de seguir trabajando dentro del legado familiar y que se enfrentan a los mismos fantasmas que tú.

los fantasmas de las empresas familiares

Ernesto Torres Cantú, director de la empresa Banamex, afirma en este sentido que “las empresas familiares deben conducirse con un lema: por el bien de la familia, primero la empresa. La profesionalización y la resolución de retos es una tarea prioritaria”.  

 

Siguiendo este lema, enfréntate a tus miedos y mantén presentes cuáles son los fantasmas a los que vas a tener que hacer frente:

  • El reto de la estrategia.

El crecimiento de la empresa a largo plazo necesita de un plan estratégico claro que se adapte al momento actual y que pueda cambiar para incluir nuevas visiones del negocio. Necesitas explorar nuevos mercados, crear estrategias de diferenciación, revisar visiones antiguas para invertir nuevos productos, implementar las estructuras que no permitan la evolución. Para enfrentarse al reto es bueno que refrendes tus teorías con nuevas visiones, estimules en tus equipos de trabajo la aparición de nuevas ideas para la diversificación o internacionalización, etc. En definitiva, es tener siempre un ojo puesto en el futuro más cercano para adelantarse a las oportunidades nuevas que ofrecen los cambios.

  • El reto del Gobierno Corporativo.

La estructura de gobierno de tu empresa familiar es un gran desafío en muchas de las pequeñas empresas familiares de nuestro país. Establecer foros de discusión y gerencia como la Junta de Familia, la Junta de Propietarios o el Consejo de Administración te asegurará una empresa mucho más organizada y menos autárquica. El Consejo de Administración será de gran ayuda en el desafío de la sucesión, pero además garantiza la supervisión de la dirección estratégica de la empresa y la información económico-financiera.

  • El reto de la profesionalización.

La estructura de tu empresa tiene que ser seria y tener en cada puesto a la persona adecuada y con el salario adecuado, sea familiar o no. Si no, tendrás que hacer frente a una organización desestructurada que se rige por motivos puramente emocionales.

  • El reto de las finanzas y el patrimonio.

No olvides nunca que reinvertir en tu empresa es el futuro de tu empresa. De nada sirve que se repartan beneficios si las cuentas no están claras. Una correcta estrategia corporativa ayudada del gobierno de la empresa es sinónimo de mayores reportes monetarios. Necesitarás también un plan patrimonial que recoja todos los acuerdos, seguros, etc. para lograr un buen plan de gestión de los mismos y asegurar la continuidad.

  • El reto de la sucesión.

Invertir desde bien temprano en la formación de las futuras generaciones es otro de los grandes retos de las empresas familiares en España. El futuro o futuros líderes no solo tienen que estar bien formados sino motivados en cuanto al desarrollo de una cultura de cambio en la empresa que proporcione al futuro negocio a adaptarse a las transformaciones.