La fórmula del éxito de Puig, una de las empresas familiares más rentables de España

La fórmula del éxito de Puig, una de las empresas familiares más rentables de España

¿Sabías que las empresas familiares tienen mucha tradición en Cataluña? Y aunque algunas han ido desapareciendo por culpa de la crisis o de diferentes conflictos (para evitarlo, te recomendamos descargar la guía “¿Conflictos en la empresa familiar? ) aún quedan otras compañías importantes. Es el caso de Puig, una de las empresas familiares más rentables de España. ¿Quieres saber la fórmula de su éxito? A continuación te lo contamos.

1.033 millones de facturación

Corría el año 1914 cuando Antonio Puig Castelló fundó la empresa Antonio Puig, un pequeño negocio de importación que fue creciendo hasta convertirse en lo que hoy es el grupo Puig, es decir, una exitosa empresa de fragancias y una compañía de renombre internacional que es reconocida por su creatividad y diseño. Tal y como refleja el ranking de las 5.000 mayores empresas de Cataluña de Economía Digital, es la empresa familiar catalana más importante de esta comunidad autónoma, con una facturación de casi 1.033 millones de euros.

Unidos para ser más fuertes

Aunque no lo creas, la decisión del fundador de Puig de traspasar el control a una edad temprana es una de las claves del éxito de la compañía, ya que sentó precedente en sus hijos casi medio siglo después. Y es que el empresario tenía una máxima: “En la vida hay cinco etapas: la primera es aprender a hacer; la segunda, hacer; la tercera, hacer de verdad; la cuarta, enseñar a hacer, y la última, dejar hacer”. Por eso, cuando sus hijos cuestionaban su decisión, Puig les respondía que ellos estaban mejor preparados que él. Además, queremos destacar que antes de morir en 1979, el fundador pidió a sus hijos que permanecieran unidos para ser más fuertes, lo que se convirtió en el lema que marcaría su filosofía vital y personal.

Internacionalización

Otra de las claves del éxito de Puig es su estrategia de internacionalización, que se inició en los años 60, cuando la segunda generación de la familia decidió exportar su Agua de Lavanda a Estados Unidos y Sudamérica. Eso sí, para competir en el mercado internacional decidieron crear la división de perfumería del diseñador Paco Rabbane en Francia, lo que transformó la compañía para siempre. Hoy cuenta con el 10% del mercado de perfumería selectiva del mundo y han cosechado éxitos como vender una unidad del perfume 1 Million cada cinco segundos.

El arte de contar historias

Por otro lado, queremos comentar que, conscientes de que somos muy limitados a la hora de describir nuestras sensaciones al oler alguna cosa, Puig decidió ligar sus perfumes a las emociones. De hecho, apostó por contar historias a través de sus perfumes, con el objetivo de construir un mundo con el que la gente pudiera sentirse identificado.

Buena gestión de la crisis

La empresa catalana es un buen ejemplo de que una crisis es una oportunidad de cambio. Hace alrededor de una década, Puig tuvo que hacer frente al estancamiento en el mercado y la entrada en pérdidas. Para resolver este conflicto, Marc Puig, su actual presidente y consejero delegado, puso en marcha una serie de medidas como, por ejemplo, la simplificación del nombre. Además, apostó por integrar el conglomerado de empresas en el que se había convertido el grupo en una estructura más sencilla. Y es que hay que tener en cuenta que desde los años 80 la empresa había basado su crecimiento en una política de adquisiciones con el objetivo de entrar en nuevos segmentos de mercado y diversificar y ampliar su catálogo. Otra decisión clave fue simplificar su oferta, dejando las marcas no estratégicas.

Por otro lado, hay que destacar que la compañía aumentó el gasto en publicidad, dándole protagonismo a sus nuevos productos y respaldando los ya existentes.