El papel de los accionistas en una empresa familiar

El papel de los accionistas en una empresa familiar

Las empresas familiares son organizaciones comerciales en las que la toma de decisiones está influenciada por miembros de una familia capaces de ejercer una influencia suficiente para controlarla. En general, estas empresas tienen como parte de su visión estratégica que las siguientes generaciones den continuidad a la compañía llevando las riendas de ésta. En este tipo de empresas los accionistas juegan un papel muy importante, más incluso que en una empresa convencional

Junta General de Accionistas

Tal y como se explica en la web de Paco Rabadán, la Junta General de Accionistas es el órgano con más poder de cualquier empresa. De hecho, tiene la facultad de aprobar los estatutos por los que se va a regir la empresa, definir sus objetivos básicos y fundamentales, nombrar al Consejo de Administración y determinar sus facultades, aprobar las cuentas de cada ejercicio, etc. Sin embargo, en las empresas familiares de primera generación no suele haber este organismo de gobierno, ya que el fundador es el único accionista. En la segunda, los accionistas suelen ser los hermanos, aunque es bastante habitual que no se reúnan formalmente. Normalmente es en las empresas familiares de tercera generación o generaciones posteriores cuando este órgano adquiere una mayor importancia, ya que el número de accionistas suele ser mayor. De hecho, hay empresas familiares con participaciones muy diversas.

La importancia del protocolo familiar

Independientemente de las generaciones de la empresa, es esencial que cada accionista sea muy consciente de su papel y de qué puede esperar y exigir de la empresa. Es más, es esencial que conozca la empresa, su historia, su presente y los planes y estrategias de futuro; y que sea capaz de conjugar sus intereses personales con los de la familia y con los de la empresa. Para garantizar la continuidad y el control de la empresa familiar por parte de la familia, es necesario crear un protocolo familiar, que permitirá que los estatus sociales se cumplan también frente a terceros.

La función de los accionistas

Lógicamente, los accionistas en una empresa familiar tienen diferentes funciones. Por un lado, es importante tener en cuenta que actúan como guardianes del negocio. Así, deberán intentar generar cada vez más riqueza, procurando que la empresa y la familia empresaria crezcan y se desarrollen. Para ello, es esencial que tengan en común una serie de valores sólidos, especialmente visión de continuidad y sentido de orgullo de pertenecía. Por supuesto, también es esencial que conozcan, acepten y cumplan con sus derechos. Por otra parte, queremos comentar que para que la empresa familiar funcione correctamente, los accionistas deben dejar trabajar al equipo directivo. Además, es importante que tengan una actitud proactiva. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que su actitud debe ser tanto positiva como participativa en todo momento. Eso sí, esta proactividad es aún más importante en momentos de crisis o de conflicto.

Para terminar, queremos comentar que, tal y como explican en el artículo “Claves para la felicidad del accionista de una empresa familiar” de Hoy.es, para que el accionista se encuentre cómodo, “es fundamental darle voz, escucharlo y conocer sus expectativas”.

Más información:

Paco Rabadán

Claves para la felicidad del accionista de una empresa familiar