Tres técnicas de coaching para motivar a un equipo de trabajo

Tres técnicas de coaching para motivar a un equipo de trabajo

Las empresas de hoy en día tienen cada vez más claro que para lograr sus objetivos deben contar con colaboradores competitivos y motivados. De hecho, está comprobado que los empleados motivados son más productivos, ya que acuden al trabajo más contentos, aprovechan mejor el tiempo y los recursos, e invierten todo su esfuerzo para alcanzar las metas de su puesto de trabajo.

Para mantener a sus empleados motivados, muchas empresas están recurriendo al coaching, que tiene como objetivo desarrollar las habilidades de los integrantes de un equipo de trabajo para que todos alcancen su potencial máximo y mejoren sus fortalezas, al mismo tiempo que minimizan sus debilidades. Hoy te hablamos de tres técnicas de coaching que son muy útiles a la hora de motivar a un equipo de trabajo.

Dinámicas de grupo

Entre las mejores técnicas de coaching para motivar a un equipo de trabajo encontramos las dinámicas de grupo, que pueden usarse, por ejemplo, para trabajar un problema que haya surgido en la empresa o en un departamento concreto. Para llevarla a cabo, lo primero que hay que hacer es comunicar al equipo el tema a tratar unos días antes para que todos los miembros tengan tiempo para preparárselo. En la dinámica, los colaboradores deberán presentar sus ideas y, a continuación, debatir. Gracias a esta técnica se pueden descubrir las aptitudes de las personas y, así reforzarlas. Otra gran ventaja de las dinámicas de grupo es que pueden surgir ideas o propuestas interesantes. Si las implantas, los que hayan participado se sentirán más valorados.

Juego de cualidades

Otra técnica de coaching muy empleada para motivar a los equipos es el juego de cualidades, que consiste en reunir a los miembros del equipo en una sesión grupal para que cada uno de ellos diga tres adjetivos positivos y tres aspectos a mejorar sobre un compañero. El coordinador del juego puede detectar las relaciones entre los miembros y qué piensan los unos de los otros. Además, esta técnica puede ayudar a limar asperezas y, como consecuencia, que el clima laboral sea mejor. Podrás repetir esta dinámica todas las veces que quieras e, incluso, puedes mezclar a mandos intermedios con subordinados.

Preguntas poderosas

Por último, queremos hablarte de las preguntas poderosas, que también pueden ser muy útiles para motivar a un equipo de trabajo, ya que crean un gran impacto en la otra persona. Eso sí, es importante hacer las preguntas adecuadas, de la forma adecuada y en el momento oportuno. Lo importante es que las preguntas incitan a los trabajadores a reflexionar, a replantearse cosas y a pasar a la acción. En este sentido, debes saber que las preguntas del coach no deben servir para averiguar información o para encontrar soluciones, sino que deben tener como objetivo ver la forma en la que el empleado formula y estructura el asunto. Por otro lado, es importante que tengas en cuenta que las preguntas breves y sencillas invitan a los miembros del equipo a abrir más su conciencia y a buscar soluciones.

 

Más información:

Cómo aplicar el coaching en la empresa