¿Soy un líder ejemplar? [TEST]

¿Soy un líder ejemplar? [TEST]

A ser líder no se aprende de la noche a la mañana, sino que se trata de un proceso de aprendizaje que puede llevar toda la vida, ya que siempre hay cosas que se pueden mejorar. Aun así, si tu función es la de liderar un grupo de trabajo o una empresa es importante que hagas todo lo que esté en tu mano para ser un líder ejemplar. Para lograrlo, es importante que te tomes un tiempo para reflexionar y valorar si estás haciendo bien tu trabajo. Las preguntas que te hacemos a continuación no solo te ayudarán a averiguar si eres o no un líder ejemplar, sino que te resultarán de gran ayuda para saber en qué áreas fallas y, así, poder mejorarlas.

  • ¿Soy humilde?

Aunque no lo creas, la humildad es una cualidad esencial para ser un buen líder, ya que las personas humildes generan una mayor confianza. Puedes considerarte un líder humilde si promueves el trabajo en equipo y la comunicación, motivas a tus empleados, reconoces el esfuerzo de tu grupo, te responsabilizas por los fracasos y reconoces tus limitaciones.

  • ¿Soy accesible?

Tendrás mucho a tu favor si eres un líder accesible, lo que quiere decir que no debes tener una actitud intimidatoria, sino afectuosa y permisible. Por supuesto, en la medida de lo posible deberás estar siempre disponible para tus empleados, ayudándoles y apoyándoles en todo momento.

  • ¿Sé delegar?

Si quieres ser un buen líder es imprescindible que aprendas a delegar, para lo que será necesario confiar en los demás. De esta manera, no solo lograrás ganar más tiempo para las tareas más importantes, sino que conseguirás que tu equipo desarrolle su potencial y se sienta valorado.

  • ¿Invito a la participación?

Tu función como líder no solo es dar directrices y órdenes, sino que también debes escuchar a los demás, ya que es muy probable que tus empleados tengan ideas o sugerencias que puedan ser beneficiosas para la empresa. Eso sí, no debes esperar a que sean ellos quienes acudan a ti, sino que deberás invitarles a la participación. ¿Cómo? La mejor forma de hacerlo es haciéndoles preguntas directamente.

  • ¿Reconozco y agradezco el trabajo de mis empleados?

Los líderes ejemplares reconocen el trabajo de sus empleados y les agraden su esfuerzo. Eso sí, debes sabes que también es importante explicar a los trabajadores qué es lo que necesitan mejorar.

  • ¿Soy respetuoso?

No puedes considerarte un líder ejemplar si tratas a tus empleados con un lenguaje o un tono degradante y les faltas al respeto, ya que lo único que lograrás con esta actitud es infundir miedo. Por tanto, es importante que seas respetuoso y amable en el trato con los demás, aun cuando estés enfadado.

  • ¿Tienes una buena conducta?

Si quieres que tus trabajadores te respeten deberás dar buen ejemplo y comportarte de un modo responsable. Por ejemplo, debes llegar puntual si quieres que los empleados también lo hagan.

  • ¿Doy oportunidades de crecimiento?

Por último, debes saber que para ser un líder ejemplar es importante que ofrezcas a tus trabajadores oportunidades de crecimiento.

Así pues, ¿eres un buen líder?

 

Artículo recomendado:

Los cinco pilares en los que se asienta el nuevo directivo del siglo XXI