Seis tecnologías que están revolucionando el sector de la construcción

Seis tecnologías que están revolucionando el sector de la construcción

Durante mucho tiempo, el sector de la construcción fue uno de los más reacios a la innovación. Sin embargo, el estallido de la burbuja inmobiliaria a finales de 2007 obligó a los empresarios de este ámbito a reinventarse amparándose en las nuevas tecnologías. Además, es importante tener en cuenta que los hábitos y las expectativas de los consumidores también han cambiado mucho en los últimos tiempos. Lo que hoy queremos hacer es hablarte de seis tecnologías que están revolucionando este sector. ¿Te gustaría acompañarnos?

Metodología BIM

En primer lugar, queremos hablar de BIM (Building Information Modeling) que, tal y como explican desde Es.Bim, un grupo abierto que tiene como misión la implantación de BIM en España, “es una metodología de trabajo colaborativa para la gestión de proyectos de edificación u obra civil a través de una maqueta digital. Esta maqueta digital conforma una gran base de datos que permite gestionar los elementos que forman parte de la infraestructura durante todo el ciclo de vida de la misma”. Esta herramienta revolucionaria permite construir de forma más eficiente y de manera colaborativa, al tiempo que reduce costes. 

Big Data

También queremos hablar del Big Data, que permite a empresas promotoras e inmobiliarias obtener más y mejor información sobre el mercado. Por ejemplo, las agencias pueden descubrir la elasticidad de la demanda o anticipar las reacciones de los consumidores ante las oscilaciones de precios. En cuanto a la construcción, el Big Data puede dar pistas sobre cómo plantear una reforma atractiva para sus compradores potenciales a través del “análisis de la información histórica sobre el funcionamiento de un determinado espacio”, como así indican desde Emprendedores.

http://bit.ly/2gFzdcC

Realidad aumentada

Otra tecnología que está revolucionando el sector de la construcción y de la arquitectura es la realidad aumentada. De hecho, tiene muchas aplicaciones, especialmente en la fase de desarrollo de proyectos. Así, puede servir para presentar un complejo con todos los detalles, para mostrar diferentes opciones de acabado… En definitiva, ha cambiado por completo el modelo de maqueta tradicional, ya que no solo permite la creación de modelos virtuales a escala, sino que permite interactuar con ellos a tiempo real, pudiéndolos adaptar a las preferencias de los usuarios.

Internet de las Cosas

Por supuesto, también el Internet de las Cosas está teniendo mucha influencia en el sector de la construcción. De hecho, según un estudio elaborado por el Instituto VINT de Sogeti, que recoge el artículo “El Internet de las Cosas, de tendencia a sector clave en 2022” de Reason Why “es en los sectores de la construcción y la automoción en los que la interconexión digital de objetos cotidianos tendrá un mayor impacto.” Lo que se pretende con esta tecnología es crear casas y ciudades inteligentes.

Impresoras 3D

Como no podía ser de otra manera, también tenemos que hablar de las impresoras 3D, que no solo tienen capacidad para crear maquetas, sino para imprimir ladrillos, muros y materiales aislantes. Sin duda, esta tecnología tendrá mucho que decir en el sector de la construcción los próximos años. La mayor pieza arquitectónica impresa en 3D se ha creado en China. Se trata de Vulcan, un pabellón que fue presentado en la Semana de Diseño de Pekín de 2015, tal y como explican en el artículo “Casas hechas con impresoras 3D: ¿el futuro o un callejón sin salida?

Economía digital

Por último, queremos hablar de la economía digital, que puede simplificar el proceso de compra de un activo inmobiliario, que suele ser largo, fatigoso y bastante incierto. Algunas empresas del sector ya están trabajando con esta tecnología para hacer que las experiencias de usuario en este sentido sean más rápidas, accesibles y personalizadas.

 

Más información:

Es. BIM

Emprendedores

Instituto VINT de Sogeti

El Internet de las Cosas, de tendencia a sector clave en 2022

Casas hechas con impresoras 3D: ¿el futuro o un callejón sin salida?