Seis funciones que todo directivo debe dominar

Seis funciones que todo directivo debe dominar

Director ejecutivo, director general, productor ejecutivo, ejecutivo delegado, jefe ejecutivo, consejero delegado, director gerente… Son muchos los términos que se utilizan para definir al directivo de una empresa, es decir, a la persona encargada de ser la máxima autoridad en la gestión y la dirección administrativa de una organización o institución. Como puedes imaginar, son muchas sus responsabilidades: comunicar, tomar decisiones, liderar, motivar, presidir las operaciones...

Lo que hoy queremos hacer es centrarnos en las seis funciones que todo directivo debe dominar. Para ello, vamos a basarnos en el enfoque clásico de la administración de Henry Fayol. Nacido en Estambul, Turquía, en 1841, este ingeniero y teórico definió el modelo administrativo en base a tres aspectos fundamentales: división del trabajo, aplicación de un proceso administrativo y la formulación de los criterios técnicos que deben orientar la función administrativa, tal y como se afirma en el artículo “Teoría de Fayol, funciones y principios de administración” de la web Apuntes Facultad. Según la teoría de Fayol, las funciones de un directivo son las siguientes:

Planificación

En primer lugar, Fayol habla de la planificación. Así, un directivo debe visualizar el futuro y trazar un plan de acción en el que se contemplen los objetivos de la compañía y los recursos, medios y acciones necesarias para conseguirlos. Para ello, debe basarse en el conocimiento sobre la realidad de la empresa, el entorno y las previsiones futuras.

Organización

Otra de las funciones que debe dominar un directivo es la organización, es decir, debe mantener la estructura social y material de la empresa. Dicho de otra manera, los directivos de la empresa deben dividir las actividades en diferentes áreas y definir las responsabilidades de cada una. Así, es necesario que delegue autoridad y proporcione los medios necesarios.

Dirección

La siguiente función de la que habla Fayol es la dirección, es decir, guiar y orientar al personal dando órdenes e instrucciones. Para muchos, esta es la función más importante del directivo, si bien es cierto que cambia dependiendo de muchos factores: la cultura empresarial, el entorno político, la personalidad del directivo…

Coordinación

Otra importante función que un directivo debe controlar es la coordinación, que se refiere a interrelacionar las distintas partes del trabajo, ligándolas, uniéndolas y armonizándolas. Tal y como afirman en el artículo “Técnicas de organización y coordinación en la empresa” de Gestiopolis, “la coordinación es la sincronización de actividades, recursos y esfuerzos en una organización con el fin de lograr armonía, unidad, rapidez y eficacia en la consecución de objetivos definidos”.

Control

Fayol también habla de controlar, es decir, de verificar que todo sucede de acuerdo con las órdenes dadas y las reglas establecidas. Además, el control se refiere a comprobar la evolución de los resultados y la ejecución de los planes.

Motivación

Por último, queremos hablar de una función que no se encuentra en la teoría de Fayol pero que, sin duda, es fundamental en un directivo. Nos referimos a la motivación, esencial para que los trabajadores realicen sus tareas con entusiasmo. En nuestro artículo “Habilidades directivas fundamentales para motivar a los trabajadores” encontrarás más información al respecto.

 

Más información:

Teoría de Fayol, funciones y principios de administración

Técnicas de organización y coordinación en la empresa

Habilidades directivas para motivar a los trabajadores