Seis consejos para ser un buen líder de equipos de trabajo

Líder de equipos de trabajo

Mucha gente cree que para ser un buen líder lo único que se necesita es tener conocimientos de gestión de empresas, pero nada más lejos de la realidad. Lógicamente, tener una formación en administración y dirección de empresas es fundamental, pero hay otras muchas cosas que hay que tener en cuenta. Por ejemplo, para tener éxito a la hora de liderar hay que ser empático, amable, firme, respetuoso, responsable, coherente y comunicativo, entre otras características. Para echarte una mano con tu tarea de liderar un equipo de trabajo hoy vamos a darte seis consejos que te van a resultar tremendamente prácticos.

Tener confianza en uno mismo pero siendo autocrítico

Si quieres liderar con éxito un equipo de trabajo es fundamental que tengas confianza en ti mismo, ya que si no lo haces, no podrás transmitir esa seguridad a los demás y, por tanto, será difícil que confíen en ti y te sigan. Eso sí, tener confianza en uno mismo no quiere decir que no haya que ser autocrítico. De hecho, este punto es fundamental para poder mejorar. Nadie nace siendo jefe, así que hay capacidades que se pueden trabajar y mejorar.

Predicar con el ejemplo

El líder del equipo se convierte en el referente a imitar, así que es importante que actúes de la misma forma que quieres que se comporten tus trabajadores. Dicho de otra manera, es esencial que prediques con el ejemplo. Y es que si tú cometes ciertos errores, posiblemente tu equipo los cometa también. En este sentido, también es importante que seas coherente y hables y actúes en la misma dirección.

Potenciar la comunicación

Una de las principales claves para tener éxito a la hora de liderar un equipo es lograr una buena comunicación entre los miembros. Para ello, es imprescindible que escuches, lo que te permitirá obtener mucha información de utilidad. Por otro lado, es buena idea que motives a los trabajadores para que aporten ideas, aunque deberás explicarles por qué no se implementan en el caso de que así sea.

Marcar objetivos claros

Por otro lado, es imprescindible que marques objetivos claros que, por supuesto, deberán ser alcanzables. Si no sigues este consejo, lograrás que el personal acabe desmotivado, ya que o no sabrán cómo alcanzar las metas o verán que son imposibles de conseguir y, por tanto, se “desengancharán” del proyecto.

Participar

Lógicamente, como líder deberás coordinar el trabajo del equipo y delegar tareas. Sin embargo, es importante que participes en la ejecución de éstas para que los miembros del equipo sientan que eres uno más y que, como ellos, también luchas por alcanzar las metas.

Reconocer el trabajo del equipo

Por último, debes saber que es esencial que trates a todos tus colaboradores con respecto y amabilidad, mostrándote cercano, lo que también quiere decir que deberás valorar su trabajo. De hecho, sentirse reconocido es una de las claves principales de la motivación. Eso sí, también es importante hacer ver a los trabajadores sus errores, aunque nunca con malas palabras o gritos.

 

 

Pide más información del Master en Dirección y Administración de Empresas de EAE