Seis claves para sacar provecho del brainstorming

Seis claves para sacar provecho del brainstorming

En un mundo tan competitivo y cambiante como el actual, tener nuevas ideas es fundamental. Sin embargo, encontrar la creatividad no es tarea fácil. Por eso, realizar sesiones de brainstorming de vez en cuando puede ayudar mucho. También conocida como lluvia o tormenta de ideas, esta técnica de trabajo de grupo fue ideada por el ejecutivo y teórico de la creatividad Alex Faickney Osborn a finales de los años 30. Tal y como explican en el artículo “Brainstorming o cómo sacar provecho de las ideas de todo el equipo” de ServiciosIt.org, “aplicando la técnica en un ambiente relajado y bajo unas estrictas normas, se obtienen muchas y novedosas ideas”, muchas más de las que se pueden obtener de forma individual.

Para que el brainstorming no acabe convirtiéndose en una auténtica pérdida de tiempo, hay que seguir una serie de pautas. Hoy te damos seis claves para sacar provecho de esta técnica.

Preparación

Para tener éxito al llevar a cabo la técnica creativa por antonomasia, es esencial preparar primero el terreno. ¿Qué queremos decir con esto? Pues, en primer lugar, que antes de celebrar la sesión, hay que animar a los participantes a documentarse sobre la actividad. También deberás preparar el espacio donde va a tener lugar la lluvia de ideas. Lo mejor es que no se trate de la oficina para que la mente se abra. Eso sí, es importante que sea un lugar relejado y libre de distracciones.

Precalentamiento

Por otro lado, te recomendamos que, antes de iniciar la sesión, precalientes a los participantes. Por ejemplo, puedes organizar algún juego intelectual o una competencia de chistes. De esta manera, lograrás romper el hielo y que el inicio de la sesión no sea demasiado espeso.

Formación de un grupo multidisciplinar

También queremos comentar que, para sacar provecho de un brainstorming, lo mejor es que formes un grupo multidisciplinar. Así, el problema se enfocará desde diferentes perspectivas y áreas de conocimiento y, por tanto, se incrementarán las posibilidades de generar soluciones efectivas.

Definición de la cuestión

Por supuesto, es esencial definir la cuestión al principio de la sesión. Lo importante es que los participantes tengan claros cuáles son los objetivos específicos del brainstorming. Además, es buena idea que el problema o la situación a resolver esté escrita en un lugar visible para todos.

Dejarse llevar

Otra de las claves para sacarle provecho a una tormenta de ideas es dejarse llevar. Así, deberás tener una actitud positiva frente a la creatividad y dejar volar tu imaginación. Piensa que todo el mundo está predispuesto a compartir las ideas que se le vienen a la cabeza.

No juzgar

Por último, es importante que tengas muy claro que una de las reglas básicas del brainstorming es no juzgar, ya que la crítica puede afectar a la confianza creativa. Por tanto, no tendrás que criticar ni valorar ninguna de las ideas que vayan saliendo. La evaluación llega al final. Eso sí, cuando llegue el momento, tendrás que hacer solo juicios constructivos.

 

Más información:

Brainstorming o cómo sacar provecho de las ideas de todo el equipo