¿Se pueden medir las emociones en las redes sociales?

¿Se pueden medir las emociones en las redes sociales?

Hasta no hace mucho, los departamentos de marketing centraban todos sus esfuerzos en intentar que los consumidores entendieran su mensaje. Sin embargo, de un tiempo a esta parte muchas empresas se han dado cuenta de que lo verdaderamente importante es entender y comprender a los clientes. Dicho de otra manera, la estrategia de una empresa debe centrarse en las personas y no en los productos. Eso sí, en lo que más se están centrando las compañías últimamente es en las emociones de los consumidores, ya que éstas son clave a la hora de lograr una conexión entre consumidor y marca.

Adaptar el mensaje

Para descubrir los sentimientos de los clientes, las marcas están recurriendo a las redes sociales pero, ¿se pueden medir las emociones a través de estas plataformas? La respuesta es que sí y, de hecho, existen muchas herramientas que permiten controlar las emociones y pensamientos que las marcas despiertan en las redes sociales como, por ejemplo, las acciones de “Me gusta” “Me encanta” o “Me entristece”, entre otras, que se pueden marcar en Facebook. Gracias a esta información, las empresas pueden adaptar su mensaje para que llegue mejor a los consumidores. Además, pueden detectar posibles crisis y reconducirlas, investigar a la competencia, analizar el impacto de las campañas, saber qué estados predominan en las redes y cuáles son los temas candentes. En este sentido, es importante tener en cuenta que lo más importante no es tener muchas menciones en las redes, si bien es cierto que esto permite a las marcas tener una mayor visibilidad. Lo esencial es que estas menciones sean positivas, para lo que hay que tener en cuenta el tono empleado.

Datos poco fiables

Como te acabamos de comentar, hoy en día es posible medir las emociones en las redes sociales. Sin embargo, en ocasiones los datos que se extraen de los análisis no son demasiado fiables y, en otros, son muy difíciles de analizar, ya que las informaciones pueden ser confusas. Y es que hay que tener en cuenta que las emociones son subjetivas y que transformarlas en datos es bastante complicado. Además, no hay que olvidar que la información con la que se obtienen estos datos no es irrefutable, por lo que puede cambiar de forma rápida e imprevisible. Por supuesto, también hay que tener en cuenta que el sarcasmo, muy difícil de detectar por los algoritmos, también circula por la red.

Otra cuestión a tener en cuenta es que al analizar los datos se pierden las estructuras de comunicación y de relación, que son muy importantes para comprender el sentido real de los comentarios. Por otro lado, es esencial tener en consideración que en la red no faltan consumidores polarizados, que hay ciertos grupos de usuarios que solo hablan de ciertos temas y que hay otros que no hablan nunca, a pesar de que están ahí para escuchar. Como ves, leer las emociones es una tarea tremendamente complicada.

Herramientas para medir las emociones

Para medir las emociones en las redes sociales no hay nada como utilizar herramientas online como las que están disponibles en la actualidad. Algunas de las más conocidas son las siguientes:

Meltwater: Es capaz de evaluar el tono de los comentarios para elaborar una estimación de lo que sería la reputación de la marca. Además, también da a conocer una serie de factores que son muy útiles a la hora de conocer al público objetivo.

PeopleBrowsr: En un abrir y cerrar de ojos localiza las menciones a nuestra marca y a la de nuestros competidores. Analiza tanto el tono como las emociones de los comentarios. Y no solo eso, sino que también es una herramienta muy útil en plena campaña de marketing, ya que te permite conocer el volumen de menciones antes, durante y después de la misma.

Social Mention: Es como Google Alerts pero enfocado al social media. Nos brinda la posibilidad de localizar y trackear menciones para palabras clave, indicando si los comentarios han sido positivos, negativos o neutrales.

Más información:

Cinco tendencias en marketing digital pensando en los usuarios