Roberto Luna: “No considero que haya éxito si no hay un profundo conocimiento de uno mismo”

Roberto Luna: “No considero que haya éxito si no hay un profundo conocimiento de uno mismo”

Para conseguir el éxito que sueñas necesitas descubrir el poder que hay en ti. Es lo que asegura Roberto Luna en su libro “Objetivo: ser tú mismo”. Catedrático de Organización de Empresas de la Universidad de Valencia, profesor del Departamento de Dirección de Empresas en la facultad de Economía de la Universidad de Valencia y director del Máster de Gestión del Talento de la Universidad de Valencia, Luna ha publicado más de 50 artículos sobre RRHH y Gestión del Talento y tres sexenios de Investigación. Además, es escritor y conferenciante. De hecho, actualmente imparte más de 20 conferencias al año para asociaciones profesionales, universidades y empresas con el objetivo de divulgar la ciencia aplicada en las relaciones.

  • ¿Cómo definiría el “éxito”?

El éxito consiste en lograr sacar de uno mismo todo su potencial viviendo la vida de modo auténtico, plena de emociones y desde la acción y la curiosidad. Y si todo esto lo ponemos al servicio de un objetivo o proyecto vital, nuestro ser crece en el reto y en el aprendizaje.  Por eso, no considero que haya éxito si no hay un profundo conocimiento de uno mismo. De hecho,  para mí el éxito significa en realidad éxito personal, éxito con uno mismo. Y esta perspectiva  es muy diferente a lo que vivimos actualmente de buscar el éxito social a toda costa muchas veces sacrificando la propia autenticidad y el propio ser.

  • ¿Está de acuerdo con aquellos que dicen que para tener éxito hay que fracasar?

Cuando hablamos de éxito como acierto en la vida, muchas veces nos olvidamos que es fruto de muchas decisiones y procesos donde no lo hemos logrado previamente. Por lo tanto, a veces diferenciar entre éxito y fracaso no es tan útil, es mejor hablar de objetivos y cómo conseguirlos, con un lenguaje positivo y resiliente. Debemosreflexionar sobre qué hitos hay que conseguir en el camino para que vayan alineados con los objetivos que buscamos. Pues de hecho, éxito y fracaso son dos caras de la misma moneda, no hay uno sin el otro. Sin embargo, a veces las personas se centran tanto en solo el éxito o solo en evitar el fracaso y se imposibilitan el poder ver la complejidad global de las experiencias profesionales. Pero a mí personalmente  me sirve mucho lo que Benjamín Barber dijo “no divido el mundo entre débiles y fuertes, o por sus éxitos o fracasos… Divido el mundo entre los que aprenden y no aprenden”.

  • ¿Cuáles son las principales claves del éxito?

En el libro planteo un modelo de éxito personal basado en cuatro puertas o claves que deberíamos intentar trabajar con profundidad. La primera es plantearse proyectos con trascendencia, lo que denominamos proyectos vitales que sean capaces de movilizar con gran profundidad todo nuestro ser. La segunda es conseguir ser lo más auténtico posible, con autoconocimiento y práctica continua. La tercera es la pasión o vivir con emociones y sentimientos a nivel diario, permitiendo pequeños rayos de felicidad de vez en cuando. Y la cuarta, es vivir con curiosidad y desde la acción o experimentación, pues solo si ponemos en juego nuestro ser diariamente podremos conocernos y afectarnos emocionalmente. Estas cuatro son fundamentales para ir mejorando y creciendo como persona, y en la medida que conseguimos sinergias entre ellas entonces aumentamos nuestro potencial y nuestra conciencia como ser humano.

  • ¿Qué tipos de éxito existen?

Para el modelo que trabajamos solo existe uno, difícil pero existe, que es el de ser uno mismo en ese viaje que nos reta la vida. Pero es verdad, que según el modelo de las cuatro puertas del éxito podemos tener más tendencia a potenciar alguna de ella, por lo tanto podemos decir que hay cuatro tipos de éxito. Por ejemplo, personas vinculadas a un gran proyecto. También podemos tener más éxito siendo realmente auténticos con nosotros mismos y con los demás. O, por ejemplo, podemos ser muy activos y buscar a través de las experiencias esas sensaciones de éxito por nuestra actividad. Por último, el éxito emocional es ser capaz de alcanzar estados de felicidad y vivir acompañando la gran sensación del bienestar emocional. Para mi existen estos cuatro tipos de éxito que combinados consiguen sinergias mucho más importantes y que son el verdadero reto de nuestra existencia.

  • ¿Se puede hablar de éxito sin éxito personal?

En el libro defiendo precisamente que una persona puede tener un éxito aparente por tener un impacto social o mediático, normalmente muy efímero, pero que esto nada tiene que ver con el éxito personal. Existen verdaderos héroes anónimos con gran éxito en la vida y que lo viven en la más absoluta intimidad con sus seres referentes. Si hacemos que coincida el éxito con el éxito personal estaremos creando no solo individuos mejores como personas sino también estaremos generando la base de una sociedad más justa y auténtica.

  • ¿Podría darnos algunos ejemplos de personajes famosos sin éxito personal?

Muchos grandes conocidos en la historia alcanzaron el éxito social a su muerte o incluso muchos años después, y sin embargo sus vidas estuvieron dedicadas a lo que consideraron su proyecto personal. Grandes valores que persiguieron con una fuerte personalidad su propia expresión y crecimiento. Muchos de ellos grandes artistas de renombre hoy en día, pero que si investigamos en sus vidas la mayoría murieron en la más absoluta pobreza y precariedad.

Por el contrario, también podemos recordar cantantes o artistas en general muy famosos que no supieron canalizar este éxito social y murieron muy jóvenes. La casuística es tan grande y diversa, que por eso no hay más ley que la que uno quiere aplicarse a sí mismo. Sin embargo, el mensaje de fondo es quizás el mismo, “busca tu camino y no sucumbas a la fama social si con ello pierdes tus valores y tu proyecto real y personal”.

  • ¿Qué relación existe entre el éxito laboral y el éxito vital?

El éxito laboral no necesariamente implica un éxito vital. Sin embargo, dado que el trabajo es tan importante en nuestras vidas, muchas personas asocian ambos. Este error tan común ya viene de años atrás donde los valores de la ética protestante impregnaron la sociedad con mensajes donde el trabajo era uno de los principales valores personales. Desafortunadamente vemos en muchos procesos de coaching gente con gran éxito laboral pero muy desestructurados en sus vidas. Y no hay nada más importante que el equilibrio en la vida donde otros aspectos como el ocio, la pareja, los amigos, la familia, el deporte, la salud, etc… conforman un todo mucho más poderoso.

  • ¿Qué papel juega la biología en el éxito?

Está claro que las hormonas juegan un papel fundamental en nuestros estados emocionales como la serotonina, así como la dopamina en el placer y la motivación o las endorfinas en nuestra felicidad. Pero todo modelo biológico es una interacción con la persona y su ambiente. Todo influye. De hecho, si tenemos éxito nuestro cerebro se vuelve más receptivo al aprendizaje y eso genera un bucle que potencia la idea: el éxito atrae al éxito.

  • ¿Y la neurociencia?

La neurociencia está evolucionando mucho en los últimos años y solo hace que lanzarnos mensajes de esperanza y apoyo a nuestros procesos de aprendizaje. Cada vez más comprendemos la gran plasticidad de la que estamos dotados y el gran impacto que puede tener a lo largo de nuestra vida. Eso implica que tenemos que entrenar ese gran musculo que es nuestro cerebro y con ello afectar tanto a la calidad de vida como al éxito personal. Podemos afectar a las habilidades cognitivas del control del pensamiento, de la memoria y la atención, así como a las emociones y nuestro estado de ánimo, y a la respuesta motora y la comunicación, entre muchas otras. La neurociencia tiene muchas vertientes desde un punto de vista aplicado. Concretamente, una de ellas es la que hizo la psiquiatra e investigadora Sara Lazar de la Universidad de Harvard que demostró que la práctica de la meditación provoca cambios estructurales en el cerebro, concretamente un mayor grosor de la corteza cerebral en las áreas que se relacionan con la atención y la integración emocional

  • ¿Podría darnos algún consejo para alcanzar el éxito profesional en el mundo de los negocios?

Estas mismas cuatro puertas o claves del éxito personal se pueden aplicar al mundo laboral. Por ejemplo, el proyecto vital, lo ideal es buscar obsesivamente un trabajo o crearlo uno mismo, relacionado con nuestras preferencias e intereses, generando estados de flow donde conseguimos que para nosotros el trabajo sea una actividad de crecimiento personal y profesional. Del mismo modo, si queremos tener éxito en un área laboral deberíamos experimentar mucho, con curiosidad y consiguiendo generar aprendizajes continuos que son los que nos dan lo que se denomina el know-how. Si estos aprendizajes van vinculados con nuestro ser auténtico y provocan emociones o pasiones en nosotros, entonces el aprendizaje que se consigue es mucho más intenso y profundo. Y todo esto se relaciona con variables clave en la empresa como el emprendimiento, la innovación, la creatividad y la productividad personal.  Por lo tanto, no hay mejor objetivo en la vida personal y profesional que ser tú mismo.