¿Qué es una joint venture y qué beneficios aporta?

joint venture

¿Has oído hablar de las joint venture? Pues deberías, ya que es uno de los términos relacionados con el mundo de los negocios que está más de moda en estos momentos. Tal y como explican desde OK Dinero, “son empresas que se forman como resultado de un compromiso entre dos o más sociedades con la finalidad de realizar un negocio distinto al que llevan por separado”. Eso sí, es importante tener en cuenta que, aunque las actividades son diferentes, tienen que ser complementarias. De esta manera, cada compañía pueden verse beneficiada por la ventaja competitiva del otro.

Características de las joint venture

Una joint venture es un acuerdo que puede ser de tipo societario o contractual, y que requiere de una gran inversión inicial que aportará beneficios a largo plazo. Por otro lado, es importante que tengas en cuenta que una de las características de este tipo de acuerdo es que las compañías comparten recursos (materia prima, capital, tecnologías, conocimiento del mercado, recursos humanos, ventas, canales de distribución…). Eso sí, cada empresa mantiene su independencia, es decir, sigue funcionando de manera autónoma y mantiene su marca e imagen. Por supuesto, en el contrato deben aparecer los derechos y obligaciones de cada parte. Lógicamente, tanto el Código de Comercio como el Código Civil regulan las joint venture, al igual que la normativa de la Unión Europea.

Empresas que quieren ingresar en otros mercados

Lo normal es que los acuerdos joint venture se den entre empresas de diferentes países, cuando una de ellas busca ingresar en el mercado en donde se encuentra la otra, para lo que sin acuerdos de este tipo, se necesitan superar grandes barreras comerciales y realizar grandes inversiones.

Beneficios de las joint venture

Los beneficios que los acuerdos joint venture aportan a las empresas son numerosos. Por eso, no es de extrañar que cada vez más compañías se animen a establecer acuerdos de este tipo. Una de las grandes ventajas es que, si cada empresa es especialmente competitiva en un ámbito, gracias a la relación entre ambas se puede crear un nuevo ente muy competitivo, permitiendo ganar en productividad y competitividad. Por otro lado, hay que tener presente que, al compartirse un mismo objetivo, el riesgo de abandono por parte de alguna de ellas se reduce.

Otro beneficio que hay que tener muy en cuenta es que las joint venture minimizan riesgos al ponerse en común capitales y recursos. De hecho, puede incentivar a las empresas a emprender. Por otro lado, como te hemos comentado antes, en asociaciones entre empresas de diferentes países, la entrada en sus respectivos mercados se facilita. Además, es importante tener en consideración que las compañías pueden obtener nueva y valiosa información sobre el público del nuevo mercado.

Para terminar, queremos comentar que las joint venture lo tienen más fácil para conseguir financiación, ya que dos o más empresas juntas dan una imagen de mayor solvencia. Además, las entidades financieras o los inversores son conscientes de que los riesgos se reparten.

Más información:

OK Dinero