¿Qué es el síndrome del despido interior?

¿Qué es el síndrome del despido interior?

¿Estás toda tu jornada laboral mirando el reloj esperando a que llegue la hora de marcharte a casa? ¿Retrasas unos minutos la hora de entrada? ¿Pasas completamente de los objetivos de tu empresa? ¿Has perdido la ilusión por tu trabajo? Si has respondido a todas estas preguntas de forma afirmativa, puede que estés sufriendo el llamado síndrome del despido interior, que se refiere a la desconexión del trabajador de su propia empresa.

Loftu El Ghandouri

El término “despido interior” fue acuñado por primera vez en 1974 por Herbert Freudenberger, un psicólogo clínico alemán. Lo utilizó para describir los estados psicológicos y físicos que los psicólogos sufrían al tratar con muchos jóvenes drogadictos, es decir, agotamiento emocional, vacío existencial y aislamiento laboral. Más adelante, en 2007, Loftu El Ghandouri publicó “El despido interior: cuando nuestra infelicidad laboral nos lleva a convertir nuestro trabajo en una prisión”, un libro que tiene como objetivo dar las claves para combatir este estado psicológico y “caminar hacia un despertar interior”, en el que poder reencontrarse con nuevas ilusiones y posibilidades de éxitos.

 

 

Causas  y síntomas del despido interior

Las causas que llevan al síndrome del despido interior pueden ser muy diversas: un objetivo no alcanzado, menosprecio por parte de la corporación, un ambiente laboral de baja motivación, tareas monótonas y repetitivas, bajos incentivos laborales, la necesidad de realización y de reconocimiento… Para explicar los síntomas, el artículo “El síndrome del despido interior” de Oficina y Bienestar pone un ejemplo muy clarificador: el trabajador se siente como si hubiera sido despedido a primera hora de la mañana, pero tiene que cumplir con el resto del día, es decir, sin preocupación y ninguna entrega. Así, las personas que sufren este síndrome desconectan por completo de la empresa y solo cumplen con las tareas mínimas y con el horario de trabajo. Otros síntomas son llegar justo o tarde al trabajo; no participar en las actividades organizadas fuera del trabajo; y la escasez de conexiones sociales en el lugar de trabajo.

Cómo se llega al despido interior

Tal y como explica El Ghandouri en el libro, y recoge el artículo “Síndrome del Burnout: Del Despido Interior al Despertar Interior” del Blog de PRS Empresa Saludable, al despido interior se llega por una especie de escalera que va minando la ilusión de manera paulatina, llevando al trabajador de la entrega a la resignación. Así, el primer escalón de esta escalera es la “entrega”, cuando el empleado se siente especial, involucrado y muestra proactividad y creatividad. El siguiente escalón corresponde al “compromiso”, es decir, cuando el trabajador simplemente cumple con lo que se le pide, sin arriesgarse ni explorar nuevos caminos. El tercer nivel es el de la “participación”, que es cuando el empleado cae en la rutina y deja de ser feliz. A continuación llega la “retirada”, cuando culpa a la organización de su infelicidad, para llegar al último escalón: la “resignación”. En esta fase el trabajador se siente totalmente desilusionado, pensando que no hay nada que se pueda hacer para cambiar la situación.

 

Más información:

El síndrome del despido interior.

Síndrome del Burnout: Del Despido Interior al Despertar Interior.