Qué es el estrés y cómo puedes aprovecharlo en la empresa

Qué es el estrés y cómo puedes aprovecharlo en la empresa

Lo más seguro es que hayas utilizado la palabra “estrés” en múltiples ocasiones, pero es posible que no lo hayas hecho de forma correcta. Por eso, hoy queremos explicarte qué es realmente. Y no solo eso, sino que vamos a contarte cómo puedes aprovecharlo en la empresa. Tal  y como explican desde el Conejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, “podemos considerar al estrés como el proceso que se pone en marcha cuando una persona percibe una situación o acontecimiento como amenazante o desbordante de sus recursos”. Además, afirman que los hechos que suelen poner en marcha este proceso “son los que están relacionados con cambios”, que exigen un sobreesfuerzo y, por tanto, ponen en peligro el bienestar personal.

No siempre tiene consecuencias negativas

Mucha gente no es consciente de ello, pero lo cierto es que el estrés no siempre tiene consecuencias negativas, sino que puede representar una oportunidad excelente para poner en marcha recursos personales nuevos y fortalecer la autoestima. Así, las posibilidades de éxito en ocasiones futuras son mayores.

Aprender a gestionar el estrés

La preocupación constante por alcanzar los objetivos, lograr los resultados esperados o alcanzar el éxito laboral puede desencadenar estrés, que puede comprometer el desempeño y las relaciones interpersonales. Sin embargo, como te hemos comentado antes, existe un estrés positivo, que se encarga de incrementar las capacidades del ser humano para afrontar momentos críticos. De hecho, ignorar los efectos de la presión laboral puede ser negativo para la empresa. Así, lo que debemos hacer es aprender a gestionarla. Eso sí, el directivo también debe encontrar un término medio entre escasa productividad y excesiva presión.

Más alegres

Algunas investigaciones aseguran que las personas que son capaces de soportar un mayor estrés, también tienden a ser más alegres y a tener amor y felicidad en sus vidas. La clave está en ver las cosas desde el lado positivo. Para lograrlo, es buena idea que cuando comiences a estresarte, pienses en todo lo que podrás obtener gracias a tu trabajo. Si abres tu mente a todas tus motivaciones, te concentrarás en tu objetivo en lugar de en la sensación de estrés. Así, el estrés te puede ayudar a alcanzar tu objetivo. Por supuesto, es esencial que intentes encontrar la parte buena, aunque ésta sea pequeña, de cualquier situación crítica. Además, también te puede ayudar ver el estrés como una oportunidad para seguir creciendo.

Cuatro útiles trucos

Para terminar, queremos hablarte de los cuatro trucos que nos proponen desde ‘The Telegraph’ para aprovechar el estrés. El primero de ellos consiste en decirle al cerebro que está emocionado y no ansioso para que cambie su manera de actuar. Por otro lado, nos recomiendan realizar respiraciones profundas para cambiar la química en el cerebro. El tercer truco consiste en adoptar una postura poderosa, es decir, de pie y sacando pecho. Así, se provoca la “lucha” en vez de la emoción de la “huida”. Por último, puedes apretar tu mano derecha durante 45 segundos, abrirla durante 15 segundos y, a continuación, volver a apretar. De esta manera se activa el lado izquierdo del cerebro, disminuyendo la ansiedad y aumentado el rendimiento.

 

Más información:

Consejo General de Colegios Oficiales de Psicológicos

The Telegraph