¿Qué debo hacer para cuidar la reputación de mi empresa?

¿Qué debo hacer para cuidar la reputación de mi empresa?

En un entorno tremendamente competitivo y digitalizado como el actual, la reputación es un activo cada vez más valorado por las empresas a la hora de generar confianza y fidelización. Y es que hoy en día los consumidores lo tienen mucho más fácil a la hora de cambiarse a la competencia. Por eso, los directores de comunicación, que se encargan de gestionar todos los intangibles (valores de la marca, ética empresarial…) que pueden hacer que su empresa sea mejor o, al menos, lo parezca, se han convertido en profesionales imprescindibles en las compañías.

Teniendo en cuenta el importante papel que la reputación juega en estos momentos, hoy queremos proponerte 10 consejos para cuidarla. Se trata de recomendaciones muy prácticas que hemos encontrado en el Blog de Eli Romero.

Continuidad

En lo primero que hace hincapié Eli Romero es en la importancia de trabajar de forma continuada, lo que quiere decir que la reputación no se construye en un día, sino que se trata de un camino que dura toda la vida.

Transparencia

Para cuidar la reputación de tu empresa también es esencial que seas transparente, es decir, que reconozcas los errores de inmediato y los soluciones con la mayor brevedad posible, siempre con la mejor de las sonrisas.

No mentir

Por otra parte, es imprescindible no mentir a los clientes, ya que, como bien sabes, las mentiras tienen las patas muy cortas. Además, éstas pueden afectar muy negativamente a la reputación de la empresa.

Honestidad

También es muy importante la honestidad. Así, por ejemplo, si vendes productos de bajo coste, también denominados low cost, deberás comunicárselo a los clientes y no hacerles creer que se trata de bienes de lujo a precios económicos.

Saber escuchar

Siempre te comentamos que saber escuchar es importante. Pues bien, a la hora de ganarse una buena reputación aún más. Y es que si se está atento a lo que los clientes dicen, podremos saber en qué dirección debemos caminar.

Responder

De la misma manera que debemos escuchar a los clientes, también deberemos responder a todas sus consultas siempre que esté en nuestra mano. Por tanto, aunque recibas muchos comentarios, deberás intentar contestarlos todos.

Mantener las formas

Sabemos que en ocasiones es complicado, pero hay que mantener las formas independientemente de lo que te digan. En el caso de que te hagan una crítica no constructiva, la mejor solución es no publicarla o hablar directamente con el consumidor en cuestión.

Solidaridad

Por otra parte, debes saber que la solidaridad es muy beneficiosa para la imagen de la marca. Eso sí, tal y como nos comenta Eli Romero en su blog, no hay que utilizarla como herramienta de marketing.

No provocar

También es importante no provocar y, por supuesto, no atacar a los competidores, ya que lo único que lograrás con esto es que tarde o temprano te ataquen a ti.

Coherencia

Por último, es esencial que siempre te comportes de forma coherente para que la reputación no sufra ningún daño.