¿Por qué la microinnovación se ha convertido en una ventaja competitiva?

¿Por qué la microinnovación se ha convertido en una ventaja competitiva?

Durante los últimos años se ha hablado mucho sobre la innovación, clave para triunfar en el competitivo y cambiante mundo actual. Sin embargo, se suele relacionar este concepto con las grandes organizaciones, que disponen de más recursos económicos y humanos para poder innovar. De hecho, tenemos la costumbre de relacionar este concepto con cambios gigantescos en el mundo: la invención de la bombilla por parte de Edison, la revolución empresarial de Henry Ford, la cura del cáncer… Lógicamente, este tipo de innovaciones solo están al alcance de unos pocos: multimillonarios, inventores, genios…

Buscar resultados relevantes

Lo que muchos expertos y empresarios no saben es que las pequeñas y medianas empresas no solo pueden innovar, sino que muchas de ellas están más y mejor preparadas para hacerlo. Posiblemente, últimamente hayas oído hablar sobre un término íntimamente relacionado con la innovación. Nos estamos refiriendo a la microinnovación que, tal y se explica en el artículo “¿Qué es la microinnovación?” del blog Innodriven, “se trata de un enfoque de la innovación que trata de movilizar adecuadamente los recursos de las pequeñas y medianas empresas y al mismo tiempo proponerles modelos de gestión de la innovación adecuados a esos pocos recursos”.  Se trata de buscar resultados relevantes tanto para las empresas como para los clientes sin tener que crear un nuevo mercado ni revolucionar el existente.

Pequeños cambios creativos

Como te comentábamos en el título, la microinnovación se ha convertido en una ventaja competitiva para cualquier empresa, que podrá sobreponerse a otra u a otras de la misma industria o sector teniendo un mejor desempeño que dichas empresas y, como consecuencia, una posición competitiva en dicho mercado o sector. En este sentido, es importante tener en cuenta que son los pequeños cambios creativos los que hacen progresar a la humanidad. Pequeñas innovaciones como la forma de gestionar la queja de un cliente, un nuevo elemento en el menú o un toque moderno al formato que se utiliza para las entrevistas de trabajo, pueden marcar la diferencia.

Trabajar más con las ideas

Una de las claves de la microinnovación es que moviliza pocos recursos de la empresa. De hecho, suele ser barata, por lo que está al alcance de las pequeñas empresas. La razón de que sea barata es que se trabaja más con las ideas que con las herramientas tecnológicas, que muchas veces las PYMES no pueden permitirse. Dicho de otra manera, la microinnovación centra todo su proceso en la creatividad, buscando facilitar la implantación de procesos de innovación en las empresas.

Al alcance de todos

Lo mejor de la microinnovación es que está al alcance de todo el mundo. De hecho, cada persona, independientemente de su rol, sexo, edad o puesto, tiene la capacidad de desarrollar soluciones creativas que conduzcan al progreso. Como ves, la innovación ya ha dejado de ser un fenómeno grande y abrumador. Ahora se ha convertido en un hábito diario más. Todos podemos ser innovadores.

 

Más información:

¿Qué es la microinnovación?