Luis Castellanos: “Hay palabras que determinan nuestro rumbo y nuestra actitud ante la vida”

Luis Castellanos

Hoy tenemos el placer de hablar con Luis Castellanos, autor, junto a Diana Yoldi y José Luis Hidalgo, de “La ciencia del lenguaje positivo”, que trata sobre el poder de las palabras en nuestro cerebro y cómo estas determinan el rumbo de nuestra vida. Para quien no lo conozca, Castellanos es filósofo y promueve la ética del lenguaje y el bienestar de las palabras. Además, tiene experiencia como consultor e instructor de resultados en el desarrollo de personas y empresas. Por si fuera poco, es conferenciante, investigador y fundador y director de El Jardín de Junio, un centro impulsor de investigaciones en el campo de la neurociencia aplicada a la empresa.

  • ¿Qué es El Jardín de Junio?

Es una consultora de alta dirección que promueve el liderazgo con la precisión de las palabras. Nos dedicamos a mejorar la calidad del liderazgo desarrollando el máximo potencial ético de cada líder. Conscientes del valor de la ética del lenguaje, nuestra metodología impulsa el cambio para que los líderes definan el camino que han de tomar para tener éxito, aspirando a crear un mundo en el que todas y cada una de las personas puedan alcanzar su máximo potencial. 

  • ¿En qué consiste el lenguaje positivo?

En la capacidad de llevarnos bien con nuestro cerebro y contribuir con nuestras decisiones a la construcción de un mundo mejor. La responsabilidad del lenguaje que busca el lado favorable de las cosas para que cada persona pueda cumplir la promesa que guarda en su corazón.

  • ¿Por qué es tan importante buscar el lenguaje positivo?

Me encanta lo que dice el psicólogo, premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman: “Y, por supuesto, lo más importante, a todos nos preocupa mucho la historia de nuestra vida y deseamos más que cualquier otra cosa que sea una buena historia con un protagonista decoroso.”Creo que también es la mejor definición de talento que he encontrado. Talento es la capacidad que tengo de construir una buena historia de mi vida con dignidad. Y aquí es donde entra en juego el lenguaje positivo. Nuestro cerebro está diseñado para responder a nuestra visión del mundo con palabras. Me preguntas por qué es tan importante buscar el lenguaje positivo, precisamente porque  hay  palabras que determinan nuestro rumbo y nuestra actitud  ante la vida.

  • ¿Qué palabras nos afectan positiva y negativamente?

Aquí estamos hablando de educación. Nos educamos en palabras y con palabras. Las emociones las explicamos con palabras y la vida de las palabras es la que nos da vida a nuestra mirada sobre el mundo. Las palabras positivas son más relevantes para nuestro cerebro como explicamos en nuestro libro: “La Ciencia del Lenguaje Positivo”. En este caso no hay recetas. El lenguaje es personal, un sí abre mundos, es creativo y un no cierra puertas con tres vueltas de llave.

  • ¿Qué necesitamos para entrenar nuestro lenguaje positivo?

La atención, esa capacidad de no perder de vista nuestras palabras. Ser conscientes del lenguaje que llevo en mi pecho. Las palabras se respiran.  Creo que lo mejor que podemos hacer es oxigenar la vida y los sueños de los demás a través de nuestras palabras. 

  • ¿En qué puede ayudarles el lenguaje positivo a personas con cargos de responsabilidad?

A liderar equipos y personas desde la ética del lenguaje. A desarrollar el talento de sus equipos a través del lenguaje para que construyan una buena historia tanto de la empresa como de la suya propia, con un protagonista decoroso. Una buena historia mía y de la empresa digna de merecer un lugar en la historia.

  • Ha trabajado con grandes figuras del deporte y la cocina. ¿Podría darnos algún ejemplo de personalidades a las que les ha cambiado la vida tras entrenar el lenguaje positivo?

Nosotros consideramos que el éxito de este programa de entrenamiento no está en las carreras profesionales, sino cuando lo llevan a casa con sus parejas, con sus familias, con sus hijos, con sus amigos, en la comunidad. Es aquí donde radica el verdadero éxito. En el mundo privado y ahí es donde debe quedarse.

  • ¿Podría darle algún consejo a los estudiantes de EAE Business School?

Habita tus palabras. Habita tus acciones. Y, ante todo, ni te hagas daño y no hagas daño.