Lean innovation management, un método que funciona en compañías tradicionales

Lean innovation management, un método que funciona en compañías tradicionales

¿Has oído hablar del lean innovation management? Pues deberías, ya que estamos hablando de una nueva modalidad de gestión creada por Steve Blank, un emprendedor de éxito y profesor de Silicon Valley al que siempre hay que escuchar con mucha atención.

Multiplicar por diez sus iniciativas innovadoras

Tal y como explica el propio Blank, el lean innovation management tiene como objetivo ayudar a las compañías establecidas a que se organicen y actúen en el ámbito de la innovación a la velocidad de las startups. Y es que hay que tener en cuenta que implementar en las compañías tradicionales métodos utilizados por las que ya han nacido siendo digitales es tremendamente complicado, ya que las empresas ya establecidas no pueden innovar con la misma dedicación que los proyectos incipientes, que suelen estar enfocados a la disrupción de proyectos e, incluso, de sectores enteros.  Según ha explicado Blank, su método permite que las empresas puedan multiplicar por diez sus iniciativas innovadoras. Lo más sorprendente es que puede conseguir este logro en una quinta parte del tiempo del que dedican en la actualidad al I+D.

Dividir innovaciones en tres horizontes

Para comprender mejor el lean innovation management, es importante tener en cuenta que Blank divide a las empresas en dos grupos principales: las realmente innovadoras y las que, a pesar de anunciar grandes proyectos innovadores, no producen cambios importantes en sus productos o servicios. Según el profesor de Silicon Valley, las empresas que no quieran caer en este segundo grupo deben reconocer y asumir que tienen que ser organizaciones ambidiestras, lo que quiere decir que deben ser capaces de simultanear su negocio principal con la innovación. Por otra parte, también es importante que clasifiquen sus iniciativas innovadoras en tres categorías: en el horizonte 1 irán las que afecten a los negocios maduros; en el horizonte 2 las que se dirijan a negocios en rápido crecimiento; y en el horizonte 3 las que estén relacionadas con negocios emergentes.

Tal y como explican algunos expertos, la mayor aportación del lean innovation management de Blank es esta clasificación, ya que a partir de aquí las empresas pueden dedicar los liderazgos y las herramientas específicas a cada una de ellas para conseguir los objetivos planteados, sin dejar de lado la consolidación de su negocio tradicional.

Consejos

Como no podía ser de otra manera, Blank también ofrece algunos consejos para abordar el lean innovation management. Por ejemplo, recomienda abordar las innovaciones que se incluyan en el horizonte 1 con herramientas de management convencionales, mientras se utiliza la metodología lean startup para los horizontes 2 y 3. Por otro lado, hay que tener en cuenta que las innovaciones de estos últimos horizontes necesitan del soporte de los actores implicados en el primero. Por supuesto, cuando una innovación de los horizontes 2 y 3 resulte exitosa, la empresa tendrá que decidir si la integra en el primer horizonte, si la explota o si la vende. Por último, queremos comentar que la implicación de la alta dirección es clave para que esta metodología tenga éxito.

 

Más información:

Steve Blank