Las cinco claves de la reingeniería de procesos

Las cinco claves de la reingeniería de procesos

Las empresas de hoy en día deben estar bien preparadas para enfrentarse a los nuevos y feroces competidores, y al cambiante y desafiante mercado, en el que es esencial conocer de antemano los gustos y necesidades de los clientes, las estrategias de la competencia y cualquier influencia del entorno. No quedar estancados depende en buena medida de la eficacia de los procesos internos de la organización a la hora de satisfacer la demanda externa. Para mejorar estos procesos, las organizaciones pueden recurrir a la Reingeniería de Procesos o Business Process Reengineering (BPR) que, tal y como explican en la web de Aiteco Consultores, “consiste en la revisión fundamental y el diseño radical de procesos para alcanzar mejoras espectaculares en medidas críticas y contemporáneas de rendimiento, tales como costes, calidad, servicio y rapidez”.

Adoptada por Michael Hammer y James Champy en el libro “Reengineering the Corporation”, de 1993, la reingeniería pone énfasis en el carácter radical de las mejoras en el rendimiento que una empresa puede obtener a través del rediseño radical de sus procesos. Hoy te contamos cuáles son las cinco claves de la reingeniería de procesos.

Procesos de carácter fundamental

En primer lugar, queremos comentar que la reingeniería está enfocada a procesos, es decir, no a departamento o áreas, trabajos, personas o estructuras. Por tanto, antes de nada, el equipo de reingeniería, que deberá ser multidisciplinar, tendrá que conocer en profundidad los procesos existentes. De esta manera, podrá saber qué nuevas configuraciones o rediseños pueden lograr un mayor valor agregado y rendimiento. Por otra parte, es esencial que los procesos que sean seleccionados para la reingeniería sean de carácter fundamental, es decir, que permitan a la empresa lograr una ventaja competitiva en relación con los competidores.

Destrucción creativa

Una de las claves de la reingeniería de procesos es la destrucción creativa, es decir, como lo anterior no funciona, hay que destruirlo, pero siempre de una manera creativa, construyendo nuevos procesos. Aunque supone una destrucción de la empresa, debe hacerse de manera sistemática en base a los principios de la transformación organizacional. Por supuesto, hay que crear a partir de lo que los clientes desean.

De arriba hacia abajo

Por otro lado, es importante que tengas en cuenta que la reingeniería debe ser iniciada por el líder de la empresa. De hecho, los altos directivos deben concienciar a todos los trabajadores sobre la necesidad de efectuar cambios profundos en la forma de generar productos y servicios y en la manera de gestionar las actividades de apoyo. Si no se involucra a todos los miembros de la empresa, no funcionará.

Pensamiento triangular

Tal y como explica Mauricio Lefcovich en el artículo “Diez aspectos claves de la reingeniería de procesos”, una de las claves es el pensamiento triangular, es decir, el pensamiento propio de la reingeniería, que combina tres puntos: la búsqueda de un incremento absoluto, el conocimiento aplicado y la creatividad. Así, “el líder debe sumar a la organización a aquellos individuos que poseen estas cualidades o bien debe capacitar y entrenar a sus empleados y obreros, como así mismo para encarar los grandes cambios estratégicos que la organización reclama”.

Tecnologías de la Información y la Comunicación

Por último, queremos comentar que el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) es clave en la reingeniería de procesos. Tal y como explican desde Aiteco Consultores, “la automatización de subprocesos y actividades, junto a la reducción de la frecuencia de entrada de datos (la máxima sería introducir un dato una sola vez), y ofrecer la oportunidad de encontrar la información necesaria en el lugar y momento adecuados, hace de las TIC un pilar básico de la reingeniería”.

Más información:

Diez aspectos claves de la reingeniería de procesos