Francisco Alcaide: “La gente que llega lejos es la que insiste”

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas; licenciado en Derecho; máster en Banca y Finanzas; y doctor cum laude en Organización de Empresas, Francisco Alcaide ha prestado sus servicios en diferentes áreas para compañías como Deloitte & Touche, Wolters Kluwer, Terra Consultoría de Incentivos, ICO, AWD, AFI… Es el autor de Aprendiendo de los mejores, un compendio de todas las enseñanzas de los mejores maestros y emprendedores del último siglo en un libro.

 

¿Me podría explicar un poco más esto de “tu desarrollo personal es tu destino”, que es el subtítulo del libro?

Es el mensaje central del libro. Lo que viene a decir es que lo que una persona obtiene es el resultado de la persona en la que se convierte. Por lo tanto, no hay mejor inversión que la que se hace en uno mismo. Cuanto más invierte una persona en sí misma mejores oportunidades aparecen en su vida. Cuanto más estudia una persona, más cultiva su red de contactos, cuanta más experiencia tiene, mejor le va. El desarrollo personal, en definitiva, no es otra cosa que ensanchar posibilidades o aumentar tus opciones de vida e incrementar tus probabilidades de tener éxito. Es explotar el potencial que hay dentro de cada persona. El libro, Aprendiendo de los mejores, está basado en una idea: nuestro principal activo es nuestra capacidad de aprender. Siempre existe la oportunidad de cambiar, de mejorar, de evolucionar… Se puede hacer porque siempre existe la posibilidad de aprender. Y la mejor forma de aprender es de los mejores y los mejores han llegado donde a nosotros nos gustaría llegar.

 

Las personas inteligentes aprenden de la experiencia de los demás; ¿tanto de éxitos como fracasos?

De todo. Hay una cosa importante: el éxito viene del fracaso. Está claro que todas las biografías que han llegado lejos han tocado fondo. El gran problema que tenemos las personas es que evitamos el fracaso y quien evita el fracaso evita el éxito. Hay una frase que cito a menudo que dice que “los ganadores son ganadores porque pierden más veces que los perdedores; los perdedores son perdedores porque evitan perder”. Sin fracaso no hay éxito. Lo que te lleva al éxito es el fracaso. Lo que pasa es que la mayoría de la gente se fija metas, se pone en marcha y como no sale a la primera desisten. La gente que llega lejos es la que insiste.

 

Dicho así parece sencillo…

Todo es posible pero nada es gratuito. Es uno de los ejes del libro. Que nadie piense que el éxito es fácil. La resistencia emocional es uno de los denominadores comunes de los que logran el éxito. El éxito no es otra cosa que la aplicación diaria de la disciplina. La gente no consigue resultados porque prefiere hacer lo cómodo a lo necesario. Generalmente la gente no obtiene resultados porque la opción más fácil es abandonar. La gente que llega lejos es la que insiste.

 

¿De quién ha aprendido usted más?

En el libro hay 50 autores. No están todos los que son pero son todos los que están. He aprendido de todos y por eso les he incluido. El mensaje es que el éxito deja huellas y si uno identifica esas huellas está en mejores condiciones de lograr las propias metas. Todas las claves del libro están estructuradas en cinco grandes temas. Liderazgo y management, emprendimiento, desarrollo personal, libertad financiera y espiritualidad. Cada uno de los autores aporta una cosa de manera diferente.

 

¿Qué consejos le han impactado más?

Una de las frases que más me gustan del libro es la de Jiddu Krishnamurti, que dice que “la religión de todos los hombres debería ser aprender a creer en sí mismos”. Hay una creencia muy extendida en la sociedad a pensar que la gente que consigue resultados extraordinarios son personas especiales, tienen talentos innatos o son los elegidos y no es así. El problema nunca es nuestra incapacidad para lograr algo el problema es la creencia de que no somos capaces. Eso es lo que hace que la gente no lleve una vida de acuerdo con sus posibilidades reales sino de acuerdo a sus limitaciones mentales. La gente se fija metas pequeñas porque se siente pequeña pero no porque lo sea. La cuestión no es poder, es creer que uno puede porque entonces uno se moviliza por ello. Mucha gente vive dominada por sus creencias limitantes.

 

¿Existe algún denominador común entre los mejores?

Hay diez puntos que detectados entre las personas que han alcanzado el éxito. Por un lado, saben lo que quieren; pasan a la acción, son valientes; son disciplinados, no se dispersan; son personas pacientes; son autorresponsables, se centran en el qué van a hacer y no en el qué va a pasar; tienen determinación con sus metas; son gente mentalmente sana, optimistas; se mueven en los entornos adecuados -”nuestra vida es una media de las cinco personas que nos rodean”; y son personas que tienen una actitud de mejora continua.

 

Dada su experiencia, ¿qué consejos daría a los alumnos de EAE?

Recuerdo una frase de Henry Ford, que es una de mis preferidas: “Busco hombres que tengan la infinita capacidad de no saber qué no se puede hacer”. Las dos frases más peligrosas que una persona puede pronunciar son “es imposible” y “no se puede”. El cerebro es un órgano buscador de soluciones y cuando cree que algo es imposible desactiva la búsqueda de soluciones. No existen los imposibles.

 

Desarrollo Personal

Muy buena y completa esta entrevista. Me encanta la reflexión que no puede haber éxito sin antes haber experimentado el fracaso, lo cual es verídico. Cuando lo arriesgamos todo por un gran proyecto, no todo saldrá de maravilla y el aprendizaje comienza con la experiencia directa, el cual va más allá que cualquier libro o palabra que hayamos escuchado. Antes de encontrar la fórmula de nuestro propio éxito, lo más seguro habremos pasado muchas caídas.

Santi Sousa

Una muy buena entrevista y un magnífico libro. Repleto de sabios consejos. Coincido con Franscisco Alcaide en destacar la frase de Jiddu Krishnamurti: “la religión de todos los hombres debería ser aprender a creer en sí mismos”. ¡Excelente!