¿Es bueno que los trabajadores se echen una pequeña siesta en la oficina?

¿Es bueno que los trabajadores se echen una pequeña siesta en la oficina?

¿Cuántas veces has deseado echarte una siesta en la oficina después de comer? Seguro que muchas, ya que, “la glucosa procedente de la comida provoca una disminución en la producción de orexinas, un tipo de proteína que, según se cree, es la encargada de mantenernos alerta”, tal y como indican en el artículo “¿Por qué me entra sueño después de comer?” de la revista Quo. Sin embargo, mientras que en otros países del mundo es habitual que los trabajadores duerman un rato tras la comida, en España no se ha instaurado esa costumbre aunque tengamos fama de ser el país de la siesta. Eso sí, son muchos los estudios que aseguran que echar una cabezadita tras el almuerzo puede aumentar nuestra productividad.

Estudios que demuestran la efectividad de la siesta

Tal y como se explica en el artículo “Afirman que dormir la siesta en la oficina mejora la productividad” de Clarín, son muchos los estudios científicos que han llegado a la conclusión de que dormir la siesta puede aumentar la productividad en el trabajo. Por ejemplo, un estudio realizado en la Universidad de Higashi-Hiroshima de Japón, afirmó que “la siesta tiene efectos benéficos sobre el rendimiento en diversas tareas en particular”. Así, dormir 20 minutos nos puede ayudar a mejorar el nivel de alerta y el rendimiento a la hora de trabajar con pantallas. También un estudio realizado por el Departamento de Psicología de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, demostró que dormir la siesta mejora los estados emocionales. En concreto, detectaron que disminuye la impulsividad y aumenta la tolerancia a la frustración.

Países en los que se ofrecen espacios para dormir la siesta

Como te hemos comentado antes, en España la costumbre de dormir la siesta en el trabajo aún no se ha implantado, pero sí lo ha hecho en otros países desarrollados como, por ejemplo, Estados Unidos y Japón. Muchas empresas de estos países han creado espacios especiales para que los empleados puedan echar cabezadas de unos 20 o 30 minutos, ya que prolongar más el sueño es contraproducente. En el artículo “¿Por qué deberías dejar que tus empleados se echen la siesta en la oficina?” de Emprendedores nos ponen el ejemplo de Okuta, una empresa japonesa que permite que sus trabajadores duerman 20 minutos en sus escritorios o en el salón de personal. Al parecer, la medida surgió tras una encuesta que afirmaba que los japoneses dormían un promedio de unas 6 horas al día, por lo que por las tardes no rendían lo suficiente. Según indican desde la compañía, la medida ha sido bastante exitosa.

Los siestarios

Otra opción muy común en algunos países es la de permitir que los trabajadores vayan a lugares pensados para este fin. Nos referimos a los siestarios, locales pensados para dormir de unos 15 a unos 30 minutos en un ambiente relajado. Por supuesto, los usuarios tienen que pagar para entrar. Este tipo de espacios los podemos encontrar en países como Argentina, aunque en Francia y Bélgica se han puesto de moda locales similares. Se trata de los llamados “bares de siestas”, ubicados en centros comerciales empresariales. También en Estados Unidos están cobrando protagonismo las siestas energéticas, bautizadas como “power nap”.

 

Más información:

¿Por qué me entra sueño después de comer?

Afirman que dormir la siesta en la oficina mejora la productividad

Universidad de Higashi-Hiroshima

Departamento de Psicología de la Universidad de Michigan

¿Por qué deberías dejar que tus empleados se echen la siesta en la oficina?

Okuta