El coaching empresarial puede potenciar las habilidades directivas

Coaching empresarial

Son muchas las habilidades que los directivos de hoy en día deben controlar, empezando por las denominadas “hard”, entre las que encontramos los conocimientos técnicos y de negocios; y terminado por las habilidades “soft”, que incluyen conceptos como la capacidad de liderazgo o la negociación. Gracias a estos conocimientos, destrezas y capacidades, un líder no solo podrá lograr lo mejor de sí mismo, sino de su equipo y de toda la organización. Aunque estas habilidades pueden ser innatas, también se pueden aprender y mejorar. Para lograrlo, una buena idea es recurrir a los coach empresariales, que cada vez están logrando un mayor protagonismo en el panorama empresarial español. 

 

En qué consiste el coaching

Podríamos definir el coaching como el conjunto de esfuerzos y técnicas dirigidas al equipo humano de una empresa u organización. El objetivo principal del coaching es conseguir la eficacia en los resultados y la motivación y la satisfacción de los trabajadores, independientemente de cuál sea su nivel. Es importante diferenciar al coach del asesor, ya que mientras que el primero es un especialista en el funcionamiento de los equipos y en el desarrollo personal, el asesor es experto en una disciplina empresarial concreta.

 

Coaching centrado en los directivos

Como te hemos comentado, el coaching puede aplicarse a cualquier tipo de trabajador, pero hoy queremos hablar sobre el que se centra en los directivos, ya que éste puede ser muy útil para ellos. Y es que hay que tener en cuenta que el coach empresarial acostumbra a tener mucha experiencia en el ámbito de las empresas, por lo que sabe las dinámicas, los problemas y los retos a los que los líderes se suelen enfrentar.  El objetivo del coach empresarial debe ser conseguir que los directivos se conozcan a sí mismos y se comprendan mejor. Para ello, deben ser dueños de su mente y de sus pensamientos.

 

Pasos del coaching empresarial

Para lograr que los directivos potencien sus habilidades directivas, el coach empresarial debe seguir cuatro pasos. Así, en primer lugar debe ayudar al directivo a definir las metas que quiere alcanzar y las habilidades específicas que quiere mejorar. Gracias a esta formulación en forma de reto, es decir, en positivo, el líder estará más fuerte mentalmente para afrontar todo el procedimiento. El siguiente paso del coaching empresarial consistirá en descubrir otras perspectivas. Para ello, el coach debe preguntar de manera que cambie el enfoque del problema. Así, deberá ayudar al directivo a ver la realidad desde otros puntos de vista, identificando qué frenos le están dificultando avanzar. En este sentido, es importante tener en cuenta que el coach no da consejos ni toma decisiones.

Una vez haya logrado que el cliente amplíe el punto de vista, el coach deberá conseguir que encuentre soluciones, haciendo responsable al directivo de su propio cambio. Así, deberá lograr que adquiera un compromiso consigo mismo para poder pasar a la acción, que será el último paso. Pasar a la acción significa dejar la zona de confort y exponerse a las situaciones que más cuestan. De esta manera, se pueden entrenar nuevas habilidades que, con el paso del tiempo, se convertirán en hábitos.

 

Más información:

Laura Chica: “Cuanto mayor conocimiento tengas del sector en el que vas a trabajar, podrás actuar, entender y trabajar con mayor precisión”