Cuatro consejos para enderezar el rumbo de un negocio que no funciona

Cuatro consejos para enderezar el rumbo de un negocio que no funciona

Todos los que comienzan un nuevo negocio lo hacen con mucha ilusión y motivados. De hecho, durante los primeros meses a pocos emprendedores les importa dedicarle tiempo, energía y dinero a su empresa. El problema puede llegar cuando, tras todo el esfuerzo realizado, no se ven los resultados esperados. Sin embargo, es importante no desanimarse ni perder la motivación, ya que es posible enderezar un negocio que no funciona. Te damos cuatro claves para hacerlo a continuación.

Identifica el problema e intenta solucionarlo

El primer paso para enderezar el rumbo de un negocio que no funciona es identificar el problema: falta de clientes, escasez de ingresos, falta de motivación… Lo que no puedes hacer es responsabilizar a otros: el mercado, la crisis, la circunstancias… Sí, puede que estos factores tengan algo que ver, pero seguro que hay algo que no estás haciendo bien. Si te cuesta encontrar el problema, siempre puedes recurrir a profesionales ajenos al proyecto para que te ayuden. Una vez tengas claro qué es lo que le ocurre a tu negocio, entonces podrás crear una estrategia para solucionarlo. Eso sí, es esencial que seas flexible y que estés dispuesto a darle a tu negocio un nuevo enfoque.

Ten paciencia

Ya sabemos que es difícil, pero aunque tu negocio no funcione como desearías, deberás tener paciencia. Y es que los resultados no suelen llegar de inmediato. Si eres impaciente puede que te dejes llevar por tu intuición y acabes tomando decisiones equivocadas. En cambio, lo ideal para reconducir un negocio es que las decisiones sean estratégicas. Lógicamente, puede que llegue el momento en el que tengas que rendirte, algo que sabrás si conoces los números de tu negocio a la perfección y si, tras esperar los plazos que te habías marcado, no has visto ningún progreso. Eso sí, si percibes que has avanzado aunque sea mínimamente, entonces deberás seguir perseverando.

Cuidado con las comparaciones

Por otra parte, es esencial que dejes a un lado las comparaciones que, como bien dice el refrán, son odiosas. Está bien analizar a la competencia pero debes tener en cuenta que muchas veces lo que ves no corresponde con la realidad. Por supuesto, también debes tener en cuenta que seguramente muchos de los negocios con los que te comparas llevan más recorrido que el tuyo y han salido adelante gracias al esfuerzo de los profesionales que están al mando. Es esencial que tengas claro que hay pocas personas que triunfen de la noche a la mañana.

Pide ayuda

Por último, queremos recomendarte que no tengas miedo ni vergüenza a la hora de pedir ayuda. En la sociedad actual parece que todo el mundo debe ser súper poderoso para tener éxito. Sin embargo, es imposible que sepamos de todo. Así, por ejemplo, en lugar de malgastar tu tiempo en cumplir con tus obligaciones fiscales, puedes contratar a un experto que te ayude a pagar los impuestos correctamente al mismo tiempo que ahorras algo de dinero. Por supuesto, también es buena idea contar con los servicios de un profesional en marketing para publicitar tus servicios de forma correcta.

 

Más información:

Los mejores canales para promocionar un negocio