Cómo mejorar la productividad de la empresa dividiendo las tareas con el método Kanban

Método Kanban

Lamentablemente, las semanas solo tienen 7 días, y estos solo cuentan con 24 horas, tiempo que resulta insuficiente para muchos trabajadores, en especial para los autónomos y los emprendedores, que requieren de muchas horas para completar todas las tareas que demanda su negocio. Eso sí, como ya te hemos comentado en anteriores ocasiones, realizar de forma eficaz todas las labores y, así, lograr metas y objetivos, no solo tiene que ver con el tiempo. Como habrás podido imaginar, nos estamos refiriendo a la productividad que, según el artículo “La productividad para pymes y autónomos” de infoautónomos, “se basa en la relación producto-insumo (trabajo y/o capital) en un período específico, con el adecuado control de la calidad”. Así, en la empresa, la productividad exige una buena gestión de los recursos para lograr que todas las labores sean eficientes y se realicen en el menor tiempo posible.

Para ayudarte a mejorar la productividad en tu empresa, hoy vamos a hablarte del método Kanban. ¿Nos acompañas?

 

Orígenes del método Kanban

Como bien sabes, los japoneses nos llevan muchos años de ventaja en lo que a productividad se refiere. De hecho, en el entorno empresarial son capaces de alcanzar altos niveles de eficiencia, en gran parte gracias a las diversas técnicas de productividad y a los conceptos de calidad que el país introdujo décadas atrás. Mención aparte merece el método Kanban, una palabra japonesa que se puede traducir al español como “tablero visual" o "sistema de tarjetas”. Este sistema fue implantado por primera vez por el fabricante de automóviles Toyota, que pretendía mejorar la organización de su producción de vehículos. Fue David J. Anderson quien ideó el método y le puso nombre, adaptando la filosofía original al desarrollo de software.

En qué consiste el método Kanban

El método Kanban tiene como objetivo dividir el proceso de la producción en fases bien delimitadas, no pudiendo pasar a la siguiente hasta no tener completada la anterior.  De esta manera, evitamos tener muchas tareas a realizar al mismo tiempo, lo que nos hace perder el foco y ponernos de mal humor. En realidad, esta técnica se basa en los siguientes principios: anteponer la calidad a la cantidad; priorizar la productividad y la eficacia, mejorar continuamente; y la capacidad de adaptación y la flexibilidad.

Cómo llevar a cabo el método Kanban

Una de las grandes ventajas de esta técnica es que requiere poca inversión, ya que solo necesitarás un panel, un rotulador y post-it. Para llevarlo a cabo deberás dividir el panel en diferentes apartados. Existen varias versiones, aunque hay tres columnas que no deberán faltar: las tareas por hacer, las tareas en proceso, y las tareas realizadas. En la primera de las columnas se deben enganchar post-it con las tareas por hacer, aunque una vez se hayan decidido las tareas que se van a realizar, deben moverse a la segunda columna. Eso sí, es recomendable incluir como mucho cinco tareas. Por supuesto, cuando se acabe una labor, el post-it debe colocarse en la última columna.

Si decides emplear este método, te recomendamos utilizar post-it de diferentes colores para diferenciar la importancia de las tareas. Por otra parte, debes saber que en estas tarjetas hay que incluir información como los responsables de las tareas o la duración estimada.

 

Más información:

La productividad para pymes y autónomos

Seis herramientas para mejorar la productividad en el trabajo