Cómo gestionar el clima empresarial

Cómo gestionar el clima empresarial

Como consecuencia de los continuos cambios en el entorno y el nivel de competitividad actual, las empresas viven cada vez más presionadas.  Para hacer frente a esta presión, a las compañías no les queda más remedio que encontrar el equilibrio entre el talento humano y los otros pilares fundamentales de toda empresa: la estructura, la estrategia, los procesos y los recursos. Eso sí, con el paso del tiempo se le está dando más importancia a las personas, que se han convertido en el principal valor de muchas organizaciones, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que son las que hacen posibles los cambios y las transformaciones, y las que, a través de sus acciones, forjan la cultura organizacional. Por eso, es esencial que en el entorno laboral se den las condiciones necesarias para que las personas puedan dar lo mejor de sí mismas.

Según indican en el artículo “Qué es el clima organizacional” de Gestion.org, este concepto  “comprende las relaciones que se llevan a cabo entre los distintos actores de la empresa constituyendo el ambiente en donde los empleados desarrollan sus actividades”. Hoy te contamos cómo gestionarlo.

Medir el clima empresarial

Para tener éxito, las empresas deben gestionar el clima empresarial. Y para ello, el primer paso debe ser la evaluación. Como habrás podido imaginar, para medir el clima laboral lo más útil es usar encuestas a los empleados, que se pueden complementar con entrevistas personales. Diseñar estas encuestas no es sencillo, ya que se deben poseer determinados conocimientos (psicología, estadística, metodología de encuestas…), así que lo más adecuado es contratar a una empresa externa especializada en este ámbito. Lo importante es que el estudio permita realizar un análisis sobre el clima empresarial y sacar conclusiones. Es bueno tener en cuenta que el estudio del clima implica algo más que realizar esta encuesta: un plan de comunicación que informe y motive a las personas a contestar; una logística importante (por medios remotos o presenciales); una etapa de análisis y conclusiones…

Plan para mejorar el clima empresarial

Por supuesto, la gestión del clima empresarial no se acaba con el estudio, sino que a partir de las conclusiones, la empresa debe hacer planes para mejorarlo. En este sentido, es importante tener en cuenta que toda la responsabilidad de debe recaer en el director de Recursos Humanos, sino que el plan debe trabajarse en conjunto entre esta área y el resto de gerencias. Además, es esencial el apoyo de la alta gerencia: dueños, socios, directores ejecutivos, presidentes… Y es que hay que tener presente que mejorar el clima de la organización puede implicar cambios en los estilos de liderazgo, en los paradigmas existentes, en los sistemas de compensaciones…

Lógicamente, los objetivos marcados pueden ir corrigiéndose y ampliándose a medida que se cumplan o surjan nuevas necesidades. Como explican en el artículo “Cómo medir y gestionar el clima laboral” de areaRH.com, “la metodología de gestión es parecida a la que usaríamos para realizar el presupuesto económico del próximo año, con la salvedad que, en el caso del clima laboral, estaremos tratando con elementos intangibles que no pueden medirse, interpretarse ni manejarse de igual modo al usado en la vertiente “tangible” de la empresa.

 

Más información:

Qué es el clima organizacional

Cómo medir y gestionar el clima laboral