Cómo ganar confianza y seguridad en la toma de decisiones

Toma de decisiones

Todas las personas tenemos que tomar decisiones a diario. La mayoría de ellas son intrascendentales, como qué ropa vamos a ponernos o qué vamos a comer, aunque en algunos casos implicarán importantes consecuencias, como la mayoría de las que se toman en el ámbito empresarial. Sin embargo, no son pocas las personas a las que les falta confianza y seguridad, dos cualidades imprescindibles cuando hablamos de esta habilidad tan esencial para los negocios y empresas. Por eso, hoy vamos a dar las claves para ganar confianza y seguridad en la toma de decisiones. ¿Nos acompañas?

 

Un viaje al pasado

¿Te falta seguridad y confianza en ti mismo? Pues éste es uno de los mayores problemas a la hora de tomar decisiones acertadas. Por eso, es importante que tomes conciencia de que tú eres tan capaz de acertar como los demás. Te ayudará echar la vista atrás y pensar en todos los aciertos que has tenido durante tu vida, que seguro que son muchos. Por supuesto, no deberás recrearte en los fallos que has cometido, aunque sí deberás tenerlos presentes para no volver a errar. En este sentido, es esencial pensar en que todo el mundo comete errores y, de hecho, en muchos casos son necesarios para alcanzar el éxito.

 

Formación e investigación

Una forma de sentirse más seguro con uno mismo es no dejar de formarse nunca. Así, es importante que tengas en cuenta que los conocimientos que vayas adquiriendo te ayudarán a ser más hábil en diferentes aspectos. Por ejemplo, si te dedicas al mudo empresarial, no está de más realizar un máster o un curso superior de tu especialidad. Encontrarás propuestas muy interesantes en la EAE Business School. Por supuesto, también te vendrá genial dominar más de un idioma y saber manejar las nuevas tecnologías.

Pasos a seguir

Por otro lado, para sentirte más seguro y confiado te recomendamos que a la hora de tomar una decisión sigas los 5 pasos que John Adair recomienda en su libro “Toma de decisiones y resolución de conflictos” (GEDISA). Así, el primer paso debe ser definir el objetivo de la decisión en cuestión para después reunir toda la información que necesites, siempre guiándote con fuentes fiables. El siguiente paso debe ser generar diferentes opciones viables, algo que lograrás tras generar muchas ideas y escoger tan solo las que se puedan llevar a cabo. Después, tendrás que ir descartando opciones hasta quedarte con la más viable. Por supuesto, deberás calcular los factores de riesgo y las consecuencias de la decisión.

Planes alternativos

Si quieres ganar aún más seguridad te recomendamos que tengas  bien pensado un único plan alternativo por si algo no sale según lo previsto. Y es que cuando se implementa cualquier decisión, siempre se deben tener en cuenta caminos alternativos por lo que pueda pasar. Sin duda, de esta manera te sentirás mucho más seguro, lo que te ayudará a ganar confianza.