Cómo compaginar tu marca personal con tu marca profesional

Cómo compaginar tu marca personal con tu marca profesional

El concepto de marca personal o personal branding es relativamente reciente, pero muy importante, así que es esencial que los profesionales lo tengan muy presente, sobre todo teniendo en cuenta que el mundo 2.0 lo ha potenciado todavía más. “Desarrollar una marca personal consiste en identificar y comunicar las características que nos hacen sobresalir, ser relevantes, diferentes y visibles en un entorno homogéneo, competitivo y cambiante”, según palabras del experto en el tema Andrés Pérez Ortega. En un mundo donde la gente ya no se fía tanto de las marcas, sino de las personas, los profesionales deberán cuidar la marca personal, ya que será la huella que dejarán allá donde vayan.

Por qué trabajar la marca personal

Son muchas las razones por las que merece la pena trabajar la marca personal, aunque todas ellas convergen en una misma idea: tener impacto en el estatus profesional. Según el artículo “¿Qué es eso de la “marca personal”?” de Ciudadano 2.0, al trabajar el personal branding podemos tener una mayor libertad profesional, ya que nos permite diferenciarnos; nos facilita el planteamiento de una fórmula de autoempleo o la creación de una empresa;  nos permite centrarnos en los temas que realmente nos apasionan; podemos cobrar mejores precios por los productos y servicios; nos ayuda a generar un círculo virtuoso y a tener unos ingresos muy atractivos. Eso sí, también conlleva una desventaja, o más bien un dilema: ¿cómo compaginar la marca personal con la profesional?

Beneficio mutuo

Como te acabamos de comentar, trabajar la marca personal tiene muchas ventajas, pero cuando se trabaja en una empresa no podemos perder de vista la marca de ésta. Eso sí, desde nuestro punto de vista no debemos cambiar nuestro personal branding, sino más bien adaptarlo a la compañía. Lo que hay que tener en cuenta es que esta marca personal puede ser muy beneficiosa para la empresa y viceversa. Tal y como José Luís Rodríguez explica en el artículo “Por qué la marca personal es el mejor activo de la empresa 2.0” de  Territorio Creativo, la combinación de ambas identidades genera una relación de beneficio compartido “en la que los miembros de la organización ven reforzada su autoestima y su prestigio profesional y la compañía ve aumentado su crédito humano y su proyección fuera de la esfera de influencia corporativa”.

Priorizar la marca personal

Aunque creemos que la marca personal y la marca profesional se pueden compaginar, también consideramos que solo hay que priorizar la marca personal en determinados casos. Tal y como cuenta Paco Viudes en el artículo “Marca Personal vs Marca de Empresa, la disyuntiva del profesional” de su blog, debemos priorizar nuestra marca personal si tenemos más de un proyecto empresarial; si nuestra especialidad está ligada a un proyecto; si aspiramos a conseguir inversión (en ocasiones los inversores se fijan en la experiencia del líder); si tenemos un blog personal y queremos desarrollar contenidos sobre nuestra especialidad; y si nos avala la experiencia y nuestros éxitos profesionales.

 

Más información:

¿Qué es eso de la marca personal?

Por qué la marca personal es el mejor activo de la empresa 2.0

Marca Personal vs Marca de Empresa, la disyuntiva del profesional.