Biciclásica o cómo competir con los gigantes que venden bicicletas

Biciclásica o cómo competir con los gigantes que venden bicicletas

Como te hemos demostrado en más de una ocasión, ser un empresario de éxito en España es más que posible. Si no que se lo digan a Nina de Mier y Andrés Maldonado, los cofundadores de Biciclásica, una pequeña empresa con sede en Gijón que ha logrado facturar 1,2 millones de euros vendiendo bicicletas de paseo. Y eso que nació en 2010, en plena crisis económica. La idea de Biclásica surgió a partir del éxito de biciclasica.wordpress.com, un blog dedicado al mundo de la bicicleta clásica en el que llevaban dos años escribiendo. Fue durante ese periodo cuando se dieron cuenta de que podían vender bicicletas que no estuvieran fabricadas de forma masiva en China.

Eliminando intermediarios

La clave del éxito de Biclásica está en sus orígenes. Y es que desde el primer momento los fundadores de la compañía tenían claro que querían replantearse el modelo de negocio tradicional. ¿Cómo lo hicieron? Pues eliminando intermediarios, controlando el diseño y el producto de origen y estableciendo relaciones con fabricantes artesanales de diferentes partes del mundo. Además, hay que tener en cuenta que la compañía ubica el stock en plataformas logísticas externas. De esta manera, reducen costes. El objetivo está claro: obtener la máxima calidad.

Cambiar la estructura de negocio

Según indican los fundadores de la compañía, lo más complicado fue precisamente cambiar la estructura de negocio. Y es que los fabricantes no entendían que ellos fueran capaces de vender directamente a un cliente de otro rincón del mundo sin necesidad de intermediarios. Y aunque no han sido pioneros, sí que es cierto que hasta hace muy poco la bici era una mercado muy tradicional. Además, a diferencia de los grandes gigantes que venden bicicletas, Biciclásica dedica tiempo a generar un contenido visual (vídeos, sesiones de fotos buenísimas…) que el cliente valora, y todo ello en tan solo tres días desde que las bicis salen de fábrica.

Cambio de mentalidad

Por otro lado, es importante tener en cuenta que la compañía española ha sido clave en el cambio de mentalidad de los usuarios. Y es que en los últimos cinco años el mercado de la bicicleta ha cambiado más que en los últimos 40 años ¿A qué nos referimos? Pues a que hasta no hace mucho tiempo, la bicicleta de paseo no era un producto que estuviera en la mente del consumidor ni tampoco estaba vinculado a un estilo de vida, como sí que lo está ahora.

Sin fabricar en China

Si por algo se caracteriza Biciclásica es por no fabricar en China, como hacen la mayoría de los grandes fabricantes. Sin embargo, los fundadores se dieron cuenta de que los pequeños fabricantes de piezas ofrecían un producto realmente atractivo. Lo único que hacía falta era llevar este producto hasta el cliente final sin intermediarios, algo que los clientes valoran.  Y es que la compañía ofrece un producto de calidad que se puede montar en casa y que es más barato, ya que el 35% del precio final de una bici acaban siendo costes logísticos, mientras que sus productos van directamente de la fábrica a su centro logístico y, de ahí, a la casa del cliente.

 

Más información:

Biciclásica.

Créditos de la imagen: Facebook de Biciclásica