Antonio Beltrán: “Cada vez que damos un paso más en nuestra apertura hacia quienes nos rodean, estamos facilitando nuestra propia expansión interior”

Antonio Beltrán: “Cada vez que damos un paso más en nuestra apertura hacia quienes nos rodean, estamos facilitando nuestra propia expansión interior”

Hoy tenemos la oportunidad de hablar con Antonio Beltrán, que desde hace muchos años se dedica al desarrollo personal, al bienestar profesional y a la mejora continua de organizaciones. De hecho, es Coach Ejecutivo Profesional por AECOP, Facilitador Sistémico y Terapeuta Gestalt, y ha creado un sistema de servicios online que ofrece consultoría, coaching, formación y asesoramiento a distancia. Por si fuera poco, también es el autor de algunos cuadernos de ejercicio vinculados a temáticas de autoayuda y superación. A continuación hablamos con él sobre “El cuaderno práctico de ejercicios para una comunicación eficaz”.

  • ¿Por qué decidió dedicarse al mundo del bienestar humano y profesional?

Una de mis principales razones fue el deseo de llevar las organizaciones empresariales a otro estado de rendimiento.

Durante los 18 primeros años de mi vida profesional, tuve la oportunidad de participar en la gerencia comercial de un grupo de empresas familiares. Todas ellas representaban conocidas marcas nacionales e internacionales de  transportes de mercancías. La experiencia acumulada durante todos estos años de trabajo, me llevó a creer y desarrollar desde mis propias vivencias personales, que cabía otra forma de entender las organizaciones.

Mi objetivos profesionales empezaron a centrarse en estudiar la forma de alinear motivación, talento y expectativas dentro de cualquier tipo de organización con independencia de su tamaño. Comencé a investigar cómo transformar las organizaciones, sus equipos y las personas desde lo más profundo de sus realidades internas.

La verdad es que este interés por el bienestar organizativo, profesional y humano, se ha ido gestando día a día, hasta convertirse en una vocación que guía y alimenta cada paso de mi vida.

  • ¿En qué nos puede ayudar “El cuaderno práctico de ejercicios para una comunicación eficaz”?

Fundamentalmente a tomar contacto con los demás de otro modo.  En las empresas por ejemplo, existe una tendencia natural a volcar nuestro malestar profesional, en causas externas sobre las que tenemos poco control.

Este libro nos acompaña hacia un planteamiento genuino. Me refiero al de asumir la responsabilidad personal de nuestros propios sentimientos y aprender a darles forma en la acción, por medio de nuestras relaciones con los demás.

En estos cuadernos, se presentan múltiples oportunidades para explorar diferentes circunstancias personales que se presentan a diario, y analizar la forma con la que las estamos afrontando.

En cierto modo, con nuestras actitudes ante la vida y nuestros propios esquemas de pensamiento sobre cómo es la vida, estamos alimentando muchas de las situaciones que a diario se gestan en nuestras vidas.

Con este cuaderno, ofrezco una invitación a ver nuestra vida personal con otras perspectivas. Además, con la intención de comprender el papel que juega en nuestra vida, las relaciones que mantenemos con los demás.

  • ¿Cómo podemos mejorar nuestra comunicación con los demás?

En primer lugar, ganando en autenticidad interior. Sólo cuando mantenemos una sólida coherencia interior con nuestros propios sentimientos y pensamientos, podemos afrontar nuestra realidad cotidiana de una forma saludable.

En segundo lugar, aprendiendo a vivir el aquí y el ahora como la única realidad posible con la que construir la vida que realmente queremos. Todo cuanto ocurre en nuestra existencia nos ayuda a descubrir quiénes somos y qué es lo que realmente queremos.

En tercer lugar, necesitamos incorporar habilidades para la comprensión y el contacto emocional con quienes nos rodean. Cada vez que damos un paso más en nuestra apertura hacia quienes nos rodean, estamos facilitando nuestra propia expansión interior. Por ello, en muchas ocasiones, nuestros propios conflictos con los demás, pueden convertirse en una gran fuente de desarrollo interior.

  • ¿Qué nos impide comunicarnos de manera eficaz?

Fundamentalmente el miedo. Ahora bien, existen muchas formas en las que trasladamos esta emoción básica a nuestros lugares de trabajo.

La sensación de escasez de recursos dentro de una empresa, puede llevar a vivir grandes estados de estrés y ansiedad. Igualmente, confundir los resultados alcanzados durante la realización de nuestra labor o tareas, con la valía real que tenemos como profesionales y personas. También puede apartarnos de una comunicación real, tratar de racionalizar todo cuanto acontece e interpretarlo únicamente desde nuestra propia experiencia de vida y esquemas de pensamiento.

Conseguir una comunicación efectiva supone asumir nuevos esquemas de vida junto con una adaptación constante hacia todo cuanto sucede. Por ello, uno de los aspectos clave a mejorar en nuestra vida personal y profesional, es el de aprender a asumir la responsabilidad de nuestros propias elecciones. De hecho, para mejorar nuestra comunicación con los demás, lo primero que tiene que existir es un claro deseo de hacerlo.

  • En el libro habla sobre la importancia de mantener un diálogo constructivo y profundo. ¿A qué se refiere?

Esta cuestión es muy importante. Una comunicación eficaz nos enseña a poner límites saludables en nuestras relaciones con el prójimo. Me refiero con ello, a la necesidad de saber distinguir ante cualquier situación, qué es lo que pertenece a mi propio mundo personal, de aquello que pertenece al del prójimo.

Precisamente una diálogo profundo, nos permite construir nuevas realidades. Aprendemos así a entender y separar cómo vivimos cada persona nuestra propia realidad. La clave radica en saber contactar con nuestros propios sentimientos y necesidades, a la vez que hacemos lo propio con los de los demás.

  • ¿Qué beneficios puede aportarnos mejorar la comunicación con los demás?

La verdad es que son múltiples. Además, todo cuanto logramos en un aspecto de nuestra vida, por ejemplo en el terreno profesional, puede ayudarnos en muchos otros más. En numerosas ocasiones he podido comprobar con profesionales con roles y funciones diferentes, cómo influyen en su vida familiar, aspectos personales que de un principio estaban orientados a su mejorar profesional y empresarial.

Una comunicación más eficaz nos enseña a preguntar si miedo, a escuchar sin condicionamientos. Más importante aún, nos enseña a ser creativos y descubrir que todo cuanto sucede en cada momento, es lo que necesitamos para aprender algo nuevo.

Cuando aprendemos a comunicarnos eficazmente dejamos de ver a los demás causantes de nuestro malestar. En lugar de ello, desarrollamos habilidades y talento para asumir una responsabilidad activa en nuestras propias vidas.

  • ¿Qué consejo le daría a un directivo que no supiera cómo comunicarse con los empleados?

Uno básico y absolutamente fundamental. Que pierda el miedo a las consecuencias de comunicarse mal y se ubique más en repararlas. Siempre se está a tiempo de afrontar la cotidianeidad de una forma creativa y diferente.

A lo largo de 12 años como consultor organizativo y profesional, he podido comprobar que el propio interés por mejorar las cosas, puede ser un gran punto de partida.

En muchas ocasiones he comprobado que personas con aparentes dificultades para comunicarse con el prójimo, han evolucionado considerablemente cuando han aceptado con sencillez, que su valía personal estaba salvada, con independencia de su capacidad técnica para comunicarse bien.

  • ¿Y a los empleados que no saben cómo comunicarse con sus superiores?

En este caso me centraría en un antídoto que siempre da perspectiva de vida: la ilusión. Cuando encontramos un porqué a nuestra existencia y más aún en nuestro trabajo, somos capaces de encontrar un verdadero sentido personal a las cosas.

El trabajo puede llegar a ser un bello medio de realización interior. Por ello, merece la pena explorar nuevas interpretaciones del hecho de ir a un trabajo. Me refiero a aquellas que tienen que ver con la motivación de logro, la responsabilidad de aprovechar nuestras propias capacidades, y el respeto hacia nuestros propios sentimientos y el del prójimo.

Nuestro trabajo puede ayudarnos a crecer humana y profesionalmente. En este sentido, las organizaciones laborales pueden convertirse en un gran mecanismo de transformación social con el que generar riqueza material, emocional y social. Al final es todo fruto de nuestra propia elección interior y de las actitudes que tomamos ante las diferentes situaciones que se presentan en nuestras vidas.